Paco Mora. CUARTO Y MITAD VIII

Cuarto y mitad VIII

 

El Gobierno no nos obliga a adelantar el reloj en primavera para aprovechar mejor la luz, ni para hurtarnos a los vivos una hora, ni siquiera porque se crea dueño del tiempo. Lo hace por deferencia hacia los difuntos, para que, por un día, los muertos mueran una hora menos.

*******

Cuando un hombre muere, otro hombre, en las antípodas, ha olvidado dar cuerda a su reloj.

*******

De los hogares españoles se esfumó cualquier asomo de picardía el año gris en que desaparecieron de las paredes los interruptores de la luz de pellizco.

*******

En los libros de algunos pontífices del "realismo mágico" la magia parece aprendida de un hechicero de barraca de feria.

*******

Con los premios literarios que amueblan el suelo patrio de norte a sur y de oeste a este podría alfombrarse entero el Camino de Santiago. Y aún sobraría retal para confeccionarles un bonito uniforme de faena a todos los editores del país.

*******

El Premio Nobel de literatura cumple una función social impagable: saca del martirologio a escritores (que nadie lee) y los coloca en el santoral escandinavo (que nadie conoce).

*******

Un español es un esquimal con otro acento. Y viceversa. (Y que ladren cuanto quieran los nacionalistas).

*******

Soñaba mucho pero se quejaba amargamente de que sus sueños no tenían ni pies ni cabeza. Siempre que tenía ocasión, en el autobús, en el cine, en casa, en la oficina, descabezaba un sueñecito. Y no se daba cuenta.

*******

El único poseedor de todo el saber del mundo es el polvo acumulado en los estantes de las grandes bibliotecas.

*******

 

El Día de Cuenca
05 de mayo de 2004.