Paco Mora. FÚTBOL Y CHISMES

Fútbol y chismes

 

Mi amigo Sebastián está mosqueado conmigo. Acodados en la barra de nuestro bar de siempre, ha desgranado su letanía de lamentos como una vieja devota las cuentas de su rosario. Anda molesto porque no se asoma a esta columna desde hace un porrón de semanas. “Claro”, me espeta con retintín, “es que uno es muy poca cosa para merecer tu atención. Ya comprendo que tienes asuntos más importantes que tratar en tus papeles. Pero debes saber que uno, en su poquedad, representa a la voz de la calle. Y a la gente corriente y moliente nos importan muy poco tus humoradas, tus literaturas y esas cosas que te sacas de la chistera cada miércoles para el periódico. A la gente de la calle nos traen al fresco la politiquería y las culturaladas. Lo que nos preocupa es el precio del pan, la hipoteca, nuestros hijos, y cuando hablamos no lo hacemos como si meáramos colonia; el común de los mortales le da mayormente a la singüeso para hablar de fútbol y de mujeres, y ellas, en todo caso, de trapos y de chismes, qué vamos a hacerle”. “Bueno, pero no me negarás tú”, le digo para espolearlo, “que también hay otras cosas; por ejemplo, el medio ambiente. Ahí tienes a Rajoy, que como le ha dicho su primo que lo del cambio climático no es un gran problema mundial…”. Sebastián me ha mirado con rencor. “Oye”, dice, “y que va a ser verdad lo del cartel que hay en este bar: hoy es un día espléndido, verás como viene un imbécil y lo jode”. “A ver si vas a ser tú el imbécil”, me ha escupido despidiéndose..

 

El Día de Cuenca
07 de noviembre de 2007.