Paco Mora. CUARTO Y MITAD V

Cuarto y mitad V

 

Quienes debaten sobre la utilidad o inutilidad de la literatura (y muy especialmente de la poesía) han visto pocas despensas y visitado escasos edificios en construcción. No hay más que ver los enormes bocadillos del almuerzo de los albañiles, primorosamente envueltos con los mejores artículos de Umbral, Millás, etcétera (muchos albañiles se resisten a la modernidad del papel aluminio, tan frío). Y en las baldas de las despensas de mi pueblo tengo yo leídos los mejores poemas de Vicente Alei\xandre y Claudio Rodríguez, pongo por caso, alfombradas como están todas las tablas de un surtido de papeles donde se asientan cacerolas, ollas y pucheros en perfecto orden de revista. Habrá quien piense que este uso del papel impreso es inapropiado y aun indigno. Ahora. por útil, utilísimo.

*******

Del retrete de cierta tasca cuelga un gracioso alambre en el que, en vez de papel higiénico, hay pinchado un fajo de recortes de periódico. El tabernero, hombre de alguna cultura, ha decidido (a la antigua usanza) sustituir la suave celulosa por la roma hoja impresa buscando el bien de sus parroquianos, gente por lo general poco leída. Piensa él que la letra no tiene por qué entrar sólo por los ojos, así que no está de más dispensarla como supositorio. "Algo quedará", dice ufano el tasquero, "siempre habrá una frase pegajosilla que se le irá a alguno recto adentro, cuando se limpia". De lo que no estoy yo tan seguro es si esa supuesta frase fugitiva le llegará al interfecto a la cabeza o, como es más probable, se le atascará en el intestino y le provocará una diarrea de aúpa.

*******

El conocimiento, o la carencia de éste, no es atributo exclusivamente humano. Hoy, por ejemplo, ha llovido sin conocimiento ninguno.

*******

El ratón es un murciélago resignado a su miedo a volar.

*******

La oruga es un gusano con ínfulas de princesa (de pitiminí).

*******

O sea, que la historia de Sissi ,no es la de la Cenicienta, sino la de una mariposa que ya no pudo regresar a su caja de zapatos y destejer su seda.

 

El Día de Cuenca
14 de enero de 2004.