Paco Mora. FESTIVAL DE EURORRISIÓN

Festival de Eurorrisión

 

Comentaba el otro día el humorista gráfico Óscar Nebreda que este país nuestro es una auténtica mina para los que se dedican a su oficio, porque aquí, en contra de lo que ocurre en otras latitudes, no dejan de suceder cosas todos los días, cosas disparatadas, absurdas, increíbles, ridículas… Con lo cual, hacer una revista de humor es coser y cantar: no hay más que poner los sentidos en vilo y ¡voilà!, ahí tenemos a nuestros políticos, la calle, la casa del cuñado y esa ventana catódico-catatónica de la televisión. Y lo preocupante, pero también lo divertido, es que tiene más razón que un santo. La enésima prueba de ello pudimos verla el sábado en la tele pública, donde se ventilaba una alta cuestión de interés nacional: quién representará a España en el próximo festival de la ¿canción? de Eurovisión. El esperpento fue inenarrable y, como era previsible, se llevó el gato al agua el choteo, el regodeo, la coña marinera, la guasa, lo más “freak”, “kitsch” y vacilón. Así pues, como ya sabrán, este año por fin tendremos un digno representante (yo estoy encantado, lo confieso) en esa antigualla casposa de Eurorrisión: Rodolfo Chikilicuatre, ahí es nada. Lo gordo es que su chuntachún no será lo peor que allí suene. Por fin Europa entenderá que somos un país que sabe reírse de sí mismo y de todo quisqui. Gracias, televisión española, por haber comprendido nuestra esencia última. ¡Así se hace, con dos bemoles! Porque algún bemol tendrá el “chikichiki” de los güevos. ¿No?

 

El Día de Cuenca
12 de marzo de 2008.