Paco Mora. CALENDARIO

Calendario

 

El calendario, como la vida misma, tiene sus veleidades. El gran poeta Ángel González lo supo ver hace años, cuando en un poema memorable anunciaba: “Ayer fue miércoles toda la mañana. / Por la tarde cambió: / se puso casi lunes.” Y lo de menos es que a veces se empeñe en unir el 13 con el martes, para desespero de supersticiosos, o que te haga nacer en febrero y 29, con lo que te arruina un montón de cumpleaños, lo peor del calendario es cuando se alborota y nos junta las churras con las merinas. Por ejemplo, el día de hoy, Miércoles Santo y San José, con lo cual en esta Cuenca nuestra de tan arraigada tradición semanasantera la onomástica del bueno y muy discreto esposo de la Virgen María ( y de todos los Pepes) quedará solapada con la procesión del Silencio, y aun los fastos del día del padre acabarán deslucidos. Y todavía en Cuenca, tira que te va, pero qué me dicen de nuestra vecina Valencia donde coinciden Semana Santa y Fallas. Un lío. Sospecho que a los valencianos no les hace gracia la cosa, pues en toda celebración lo que importa es el lustre y el éxito, y éstos dependen en gran medida del público, o sea, de esa afluencia de visitantes que ahora se tendrán que dividir entre los festejos de unos lugares y los de otros. Con todo, lo más curioso de Valencia será ver una procesión sobre un fondo de ninots, tan magistrales pero tan grotescos. Claro que eso es el hombre: unas gotas de carácter lúdico, alegremente paganas, ante un paisaje de espiritualidad inalienable.

 

El Día de Cuenca
19 de marzo de 2008.