Paco Mora. FEMENINO PLURAL

Femenino plural

 

Ocurrió de repente. El laureado Autor de novelas eróticas, un escritor multiventas a escala mundial, redactaba uno de los capítulos finales de su nueva historia. Todo iba a pedir de boca hasta que se dispuso a releer las últimas líneas escritas. O sus neuronas patinaban o lo que reflejaba la pantalla del ordenador era una broma pesada. Donde él había escrito: “Los tres miembros del club se abalanzaron al unísono sobre el lecho”, se leía: “Las tres miembras de la cluba se abalanzaron a la unísona sobre la lecha”. Y un punto y seguido después, donde escribió la frase: “El asunto de la piloto prometía”, leyó: “La asunta de la pilota prometía”. Con la tecla de retroceso de página echó un somero vistazo a lo escrito días atrás. No, no era él quien había extraviado una neurona, era el ordenador al que le fallaba un chip. La novela entera estaba redactada en “femenino”. Buscó la copia de seguridad. También en ese texto aparecía “femenizada” cada frase. Desesperado, el laureado Autor de novelas eróticas probó con otro ordenador. Inútil. Consultó con decenas de informáticos lumbreras. A sus pecés no les pasaba nada. Quizá el exceso de trabajo se la estaba jugando. Le convenía descansar. Unos días después notó los primeros síntomas de la transformación. Sus pechos comenzaban a abultar sus camisas sospechosamente. Hoy, la laureada Autora de novela negra está considerada la más grande renovadora del lenguaje (o la lenguaja) que conocieron los siglos. Laus Deo.

 

El Día de Cuenca
18 de junio de 2008.