Paco Mora. GRAMÁTICA PARDA

Gramática parda

 

En un país que es cuna de la novela picaresca, de cuyas enseñanzas beben los espabilados que hacen de la gramática parda su ideario vital, no es para escandalizarse demasiado con el caso de De Juana Chaos y su título universitario obtenido con mucha trampa y bastante cartón, si no fuera, claro, porque hablamos de un mal nacido, un asesino convicto y confeso de la peor calaña, y su falso título no está escrito a golpe de pluma y tinta, sino de pistoletazo, sangre y terror. Pero vamos, ni aun así. Son cientos los casos de titulados de pacotilla que andan por ahí, algunos pillados y otros no. Acuérdense de Roldán, por ejemplo, que llegó a Director General con dos chapas, un carné y una estampa tamaño 40x30 del Todo a Cien. Lo que pone de manifiesto este caso, por enésima vez, es el “éxito” de nuestro sistema educativo, que si por un lado arrastra su cruz en un fracaso escolar morrocotudo, de otro muestra su cara más falaz en la “titulitis” que aqueja al sistema mismo. Hoy no basta con tener un título universitario, no, hay que engordar el currículo con arrobas de cursos y cursetes que en ocasiones se consiguen de aquella manera: acudiendo a la tómbola. Aunque siempre se cocieron habas. En el Instituto, a principios de los 70, uno recibió clases de matemáticas (es un decir) de “Charles”, un hombre con trazas de primate al que le perdió la ambición. Cuando lo detuvieron, por ejercer un porrón de años con una licenciatura en falsete, la Academia ya había suprimido la tilde de la palabra fe, entre otros monosílabos.

 

El Día de Cuenca
06 de agosto de 2008.