Paco Mora. MÁS CINE, POR FAVOR

Más cine, por favor

 

Para quien en parte debe su buena o mala educación (la sentimental y la otra) a las películas, porque desde niño se recuerda en la penumbra de un cine, siguiendo las evoluciones de unos personajes en una gran sábana blanca, tener ocasión de asistir a una sala de proyección es un motivo de gozo. Si, además, la ocasión la pintan calva y la disculpa para ver más películas es un Festival de Cine, como el que esta semana disfrutamos en Cuenca, miel sobre hojuelas. Por tercer año consecutivo nuestra ciudad acoge la Semana de Cine "Mujeres en direcció", un proyecto, creo yo, más que loable. En primer lugar porque no es éste un festival vacuo, facilón, de esos que extienden su alfombra roja para que las estrellonas de relumbrón luzcan sus vestidos de diseño y hagan sonar las alhajas (el cine, cuando lo hay, al fondo, muy al final de la alfombra), sino una muestra donde se viene a ver cine de verdad, de aquel que huye de la gaseosa a la que acostumbra gran parte del celuloide actual. Y en segundo lugar porque es un festival diferente, "con intención y sentido", al tratarse de cine dirigido por mujeres, del que apenas llegan migajas a las salas. Si la industria machaca a sus "curritos", a todos, a las mujeres las tritura directamente. Por eso, lo que se haga por la igualdad será siempre poco. Gracias a la excelente actriz Marta Baláustegui, y a todo su equipo, por la honestidad de un trabajo que merece la pena. Y enhorabuena a la ciudad, porque con iniciativas así el otoño en Cuenca es ya una fiesta prodigiosa.

 

El Día de Cuenca
26 de noviembre de 2008.