Paco Mora. CENSURAS, CONTRADICCIONES

Censuras, contradicciones

 

Llevamos unas semanas "que pa qué". En lo que a decisiones controvertidas de los que más mandan se refiere, digo. Lo del himno en la final de la Copa del Rey, para llorar. Un fallo humano, dicen. Pero no es creíble. Un fallo habría sido empezar a retransmitir el himno con 5 segundos de retraso: el tiempo que tarda el realizador del evento en darse cuenta del error, pero pasársele entero... Uno no es de himnos ni banderías, pero la gente tiene derecho a "ver" lo que pasa, y si lo que pasa es que un grupo de españoles, de esos que se creen no serlo, como diría Madariaga, pitan a los símbolos de nuestra democracia, pues mire usted, allá ellos. Con su pan se lo coman. Lo otro es censura. Grave.

Dice Leire Pajín, hablando del nuevo proyecto de ley del aborto, que sería paradójico que a los 16 años de edad se puedan donar órganos y no decidir cuándo ser madre. Tiene razón. Pero no es menos paradójico que a los 16 se sea dueño de tu cuerpo para unas cosas y para otras no. O sea, que se pueda abortar o meterse hormonas a mansalva con la píldora del día después, pero no te vendan tabaco y alcohol si así lo desea tu cuerpo, o no puedas ir de excursión con el "insti" si no traes una autorización de papá, o ya puestos, si te da por trocear a mamá con una catana no seas tan responsable como para pagar por tu crimen con la cárcel.

Debe ser cosa del aire, ya saben, como en Madrid han descubierto que en el aire rondan polvillos de cocaína y opiáceos. Lo mismo afecta a la celdilla del cerebro donde anida el espíritu de la contradicción. Va a ser eso.

 

El Día de Cuenca
20 de mayo de 2009.