Paco Mora. PORNOFÚTBOL

Pornofútbol

 

Tecleo en mi servidor de internet la palabra “sexo”: 94.300.000 entradas. Tecleo después la palabra “porno” y la kilométrica cifra anterior se dispara: 155.000.000 de entradas. Ante el dato, las reflexiones que se me ocurren son elementales: 1. La presencia en la red de lo relativo al sexo y la pornografía es abrumadora. 2. Si la oferta es tan grande, la demanda, en buena lógica, debe ser enorme. 3. Si una sola de estas webs contiene miles de horas de pornografía, para visionar el material completo de los millones de páginas que me ofrece mi servidor un hombre que muriese anciano necesitaría vivir las vidas de la mitad de la población conquense para poder mirarlas todas, dedicado en exclusiva a tan singular tarea. Y 4. Lo que antaño fuera una actividad vergonzante y casi clandestina (ver porno) se ha convertido en algo muy normal para muchísimas personas, y así como la tele coló en nuestras casas todo tipo de programas, los que nos gustan y los que no, internet ha llenado nuestros ordenadores caseros de sexo virtual como si tal cosa, y lo hemos aceptado con total naturalidad. Por eso resultan curiosas ciertas polémicas. Como la que estos días divide al pueblo valenciano de Canet porque el equipo de fútbol local se ha buscado como espónsor a una web porno y luce en la camiseta el dibujo de una joven de abundosas tetas al aire con la leyenda “Tetazas.net”. Las visitas a la web se han multiplicado y el equipo puede seguir futboleando, que es lo suyo. No sé. Quizá dentro de poco los libros de poemas lleven publicidad porno, y así hasta se vendan. Y oye, no hay mal que por bien no venga, igual conseguiríamos que se lea poesía y todo.

 

El Día de Cuenca
21 de octubre de 2009.