Paco Mora. CUENCA EN VOLANDAS

Cuenca en volandas

 

Desconfío de los centenarios, porque la mayor parte de las veces no son más que pompa, artificio, gaseosa; ocasión propicia para que el político de turno se haga unas fotos resultonas en colorín que demuestren a las claras lo que a nuestros mandamases les preocupa la cultura, la ciencia o lo que fuere, según la gracia del homenajeado. Pero a la postre lo que importa, la difusión de la obra del agasajado en cuestión, queda en agua de borrajas y, concluidos los fastos, se vuelve a sepultar con él. Hasta dentro de otros 20 lustros. En este 2010 celebramos los 100 años (aunque más propio sería decir los 101) del nacimiento de Federico Muelas. Y, claro está, ya se han puesto en marcha los actos en su memoria. Admito que, como siempre, empecé recelando del evento. Pero hete aquí que el otro día advertí que, quizá por una vez, las cosas en este caso pinten bien, porque se ha comenzado por donde se debe: volviendo a sacar a la luz la poesí del poeta. Y todo gracias a la editorial Olcades, que ha publicado primorosamente el facsímil de "Cuenca en volandas", poemario emblemático de Federico donde los haya. Lo curioso es que desde la muerte del poeta no se había publicado casi nada suyo, así que en la tierra donde está archipresente se hace poco menos que imposible adquirir uno de sus libros y leerle. Pues bien, al menos un hombre sensato, José Luis Muñoz, al que tanto debe la cultura conquense (y lo digo pese a quien pese), nos lo ha vuelto a poner al alcance de la mano. Una delicia de libro. Y lo digo yo que, apreciando en buena medida su obra, no soy muy federiquista que digamos; en esta nuestra Cuenca, Federico, que sí lo es. Y bien que hace.

 

El Día de Cuenca
31 de marzo de 2010.