Paco Mora. CONSTITUCIONAL-MENTE

Constitucional-mente

 

No lo han conseguido las ideas más nobles: la justicia, la honestidad, la ética, la decencia, el ahondar más y mejor en la democracia... Tampoco, a Dios gracias, los salvapatrias, los terroristas, los golpistas, los reaccionarios, los fanáticos, los antidemócratas... Ni siquiera se ha conseguido para corregir ciertas leyes, propias del medioevo, como que nuestro representante de sangre azul tenga que serlo, necesariamente, de sangre azul “masculina”, faltaría más, si hasta hace no tanto, en este macho mundo, las mujeres ni siquiera tenían alma... Pero ha bastado con que tosan usureros y especuladores, es decir, el capital, don dinero, los que sin trabajar en nada productivo mueven los hilos, los responsables de hundirnos en la crisis, en pago a lo cual los financiamos con dineros públicos mientras al pueblo se le bajan sus salarios de miseria –si es que no mendiga migajas en la cola del paro-... ha bastado que tosan esos, digo, para que se cambie la Constitución: de tapadillo, sin vaselina y en tiempo récord. ¡Manda güevos! Dicen los partidos A y B que nos gobiernan, y que pedirán su voto el 20N para seguir claudicando, para seguir siendo títeres de los mercaderes, que la reforma constitucional es buena. ¿Para quién? ¿Para los intereses de esos poderosos, causantes de esta reforma que, marionetas en la cuerda, consienten los políticos?: aunque son minoría absoluta, hay que calmar a ese insaciable eufemismo que llaman mercado. ¿O para usted que cada día suda tinta por traer cuatro perras a casa y que verá más mermados aún sus derechos con la reforma? (Nota: si no halla la respuesta, busque la solución en la página de pasatiempos de este diario.)

 

El Día de Cuenca
14 de septiembre de 2011.