Paco Mora. ESPACIO TORNER

Espacio Torner

 

El otro día este periódico se desayunaba con una buena noticia: la recuperación y digitalización del “Catálogo monumental y artístico de la provincia de Cuenca”, inédito hasta ahora, que escribió Cristóbal de Castro hacia el año 17 del pasado siglo. En la introducción se lee que “la provincia de Cuenca es una de las más extensas y olvidadas de España”, y unas líneas más abajo confirma “el estado lamentable de atraso en que se halla”. Muchos años ha costado invertir esa cruda realidad de “fondas peores que posadas y posadas peores que ranchos de carboneros”, pero el hecho es que hoy la provincia de Cuenca es un destino turístico atractivo. En lo que respecta a la capital, ha contribuido a ello, y mucho, no solo su espectacular paisaje o la declaración de su singular casco antiguo como Patrimonio de la Humanidad, sino una interesante oferta cultural: el Museo de Arte Abstracto, las Semanas de Música Religiosa, el Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha, la Fundación Antonio Pérez, etcétera, son ámbitos culturales de primer orden que atraen a muchos visitantes, con lo que eso significa para la economía de una ciudad que asienta en el turismo su principal industria. Por eso nos entristece el cierre, por falta de fondos (ojalá sea temporal) del Espacio Torner: para Castilla-La Mancha y Cuenca –y para la cultura de valía en general- es una merma artística sensible. No volvamos –con y sin crisis- a aquel olvido ominoso del que hablara Castro. No perdamos la identidad que nos hemos ganado con tanto esfuerzo. Cuenca: naturaleza y cultura, reza el eslogan. Que no sea nunca más solo eso, un eslogan. Pura cáscara.

 

El Día de Cuenca
16 de noviembre de 2011