Paco Mora. EL PAYASO CHIFLADO

El payaso chiflado

 

De casi todo hace ya más de cincuenta años. Quién nos lo iba a decir. Cuando me tocó escribir aquel cuentecillo tronado, el concurso andaba casi en mantillas todavía. Claro que eran los tiempos en los que cursábamos el bachillerato de sexto y reválida, figúrense, con la de planes y planetes educativos que han llovido desde entonces, según gobiernos, que ya se sabe que esto de la educación es cosa de política (o sea, la casa de tócame Roque) y varía dependiendo del color... Así nos va. De pena. A lo que iba. Recuerdo que entonces, los temas propuestos en el concurso eran de lo más típico-tópicos: el mar, la primavera... En mi año cayó el bonito asunto de “Los medios de transporte” y a mí no se me ocurrió otra cosa –ya andaba medio enfermo de literatura- que idear un relato sobre un coche que hablaba y atropellaba a la gente al buen tuntún. El disparate no me dio el galardón, pero sí una cálida palmadita en la espalda. Hoy las cosas han cambiado. Este año, lo que les han sugerido a los chavales para escribir es: “Vigila al payaso chiflado, fue el responsable del error”. Qué envidia. Con un arranque así no quiero imaginar la que habría liado mi coche homicida. Ahora que, según me cuenta mi amigo Goyo, un maestro de los buenos que lleva toda la vida intentando inculcar en sus alumnos la importancia de la lectura y la escritura, la cosa anda de capa caída porque son pocos –antes se contaban por cientos- los chicos que se deciden a escribir. Una lástima. Luego nadie hila dos frases seguidas ni con escuadra y cartabón. Ah, hablo del concurso Coca-Cola de relato corto Jóvenes Talentos (para alumnos de 2º de la ESO) que ha cumplido 52 años.

 

El Día de Cuenca
28 de marzo de 2012