Paco Mora. MANCOS

Mancos

 

Es un lugar común y sin embargo, no por común, es menos cierto: la soledad del que ostenta el poder es abisal. Claro que para verdad, verdad, la del clásico: si queréis conocer a un hombre, investidlo de un gran poder. Y ahí está el mal, en la palabra poder, en ese “demasiado poder” que qué tendrá para que tantos babeen por poseerlo, así los tiempos vengan de lo más aciago y descorazonador. No sean mal pensados, igual es que produce, sencillamente, unas cosquillas la mar de ricas y placenteras.

El gobierno ha aprobado los presupuestos en la más estricta de las soledades, y pienso yo que esto no puede ser bueno, que algo –o bastante- que no está bien deben de tener esas cuentas para que todo el espectro político que representa a nuestro país –salvo uno- se haya puesto de patitas. Da la impresión de que el actual gobierno confunde gobernar en mayoría absoluta con gobernar absolutamente, y eso, en democracia, resulta cuando menos inquietante, por mucha legitimidad que concedan las urnas, que eso no lo duda nadie. Entre otras cosas porque en democracia no se gobierna para los propios, sino también para los ajenos, o sea, para todos. Hay que tener mano derecha, pero también mano izquierda, lo contrario es ser manco y, por más que nos duela, la manquedad limita siempre; y a veces mucho. Aunque bien es cierto que en esto del mancar, unos y otros son iguales: si decir mano zurda en un gobierno de derechas es como nombrar la soga en casa del ahorcado, decir mano diestra en uno de izquierdas es mentar al ahorcado en la casa de las sogas. Así nos va.

Ignoro si las brutales medidas económicas que se están adoptando servirán de algo, aunque lo dudo, porque todas parecen dirigidas a castigar lo público y a los que menos tienen –mientras los dueños de la pela y los propios políticos se blindan-, pero no estaría mal reflexionar un poco y, buscando el equilibrio, empezar a utilizar ambas manos, porque como dice el proverbio: “No seas demasiado dulce: te tragarán. Pero no seas demasiado amargo: te escupirán”.

 

El Día de Castilla la Mancha
02 de mayo de 2012