Paco Mora. PRIMOS Y PRIMAS

Primos y primas

 

No entraré en la estúpida guerra de las palabras; al fin el escritor debe mimarlas, dotarlas de sentido, hacer de ellas menester de verdad y vida; para lo otro, para tergiversarlas y convertir la palabra en torticero elemento de confusión y engaño, ya están los políticos, incuestionables maestros en el arte del retorcimiento y del digo Diego donde dije digo cuando Diego no dijo ni digo ni dije: domina los bonitos juegos del galimatías, la jerigonza y las sopas de letras y estarás en el camino de hacer carrera política. Por tanto, me da igual que Europa nos haya rescatado, dado un crédito o premiado con un chollo. Lo que a estas alturas del partido no me trago es que alguien dé duros a cuatro pesetas, aunque creamos en el ángel de la guarda o en el ratoncito Pérez (y yo creo en ambos). Luego si al estado español –porque es al estado para que lo distribuya a los bancos y, en consecuencia, es el gobierno quien responde de ello- se le da un crédito de un porrón de miles de millones que aumentarán la deuda, ¿se nos quiere decir que nos saldrá de balde?, ¿que lo abonarán “solo” los bancos? Claro, claro. Ya sabemos quiénes estamos pagando esta crisis debida a ellos precisamente: el asalariado, el funcionario, el obrero, el autónomo, el pequeño empresario... ¡Y no nos rescata nadie! Llámenme escéptico pero, ¿cómo creer a mi presidente cuando hoy me dice que gracias a su “presión” (¡para mear y no echar gota!) nos han dado un crédito ganga, si ayer mismo, ante las mismas cámaras, afirmaba que jamás pediría ningún tipo de ayuda al eurogrupo?

Aunque hoy no tocaba hablar de eso (nuestra prima tendrá más riesgo que una caja de bombas pero está de toma pan y moja, no como la prima estreñida de otros) sino de lo realmente importante: nuestra selección de fútbol. Porque los hombres de verdad se miden en el campo, o sea, por lo que son y no por lo que tienen: ¡a por ellos! Que se enteren quién es el primo de Europa y quién el amo del continente. Con un par. ¡Y ole “la roja” guasa española!

 

El Día de Castilla la Mancha
13 de junio de 2012