Paco Mora. 9 AÑOS

9 años

 

Cómo pasa el tiempo. Acaban de cumplirse 9 años del salto al ruedo (alternativa incluida) de esta “Columna Cinco” que con santa paciencia, amable lector, vienes leyendo de martes a sábado. En lo que a mí respecta, cada miércoles sin falta: un día cualquiera de la semana, en apariencia igual a todos y sin embargo único e irrepetible cada uno. Sé que en el rotar de la Tierra, 9 años son una brizna de tiempo insignificante, pero para los que, desde entonces, venimos templando gaitas y palabras entre sus renglones torcidos es una parte nada desdeñable de nuestra vida en la que nos hemos hecho más viejos y, probablemente, más pedorros.

No es momento de echar cuentas, pero en este periodo han ocurrido muchas cosas, buenas, regulares, malas y rematadas (bendito seas en tu cielo, %Aacute;ngel Luis), y volviendo la vista atrás uno no sabe si habrá logrado ser, siquiera a ratos, esa “palabra en el tiempo” que se supone debía ser –como quería Machado- para dar razón de su época y circunstancia, por humilde que sea. Y la mía lo es, sin duda. Tampoco es que importe mucho, la verdad, pues el hombre y el mundo siguen por donde solían, de Guatemala a Guatepeor, perdidos en su laberinto, y un escribidor de provincias poco puede hacer desde su esquina, como no sea atarse al hilo de su Ariadna doméstica para no extraviar en el dédalo el camino de regreso, tras la encarnizada lucha con el Minotauro o, acaso, consigo mismo.

El 18 de junio de 2003, en mi primera “columna cinco”, decía unas palabras que puedo suscribir 9 años después punto por punto: “Si escribir es mirar con ojos nuevos, leer es reinventar el mundo cada vez. Aunque ya será bastante con resistir amarrado a este renglón sin dejarme ganar por el vértigo o la molicie, como “Simón del desierto”, el estilita de Buñuel. De sobra sé que si me arrojara desde lo alto de esta columna, abajo no me esperaría Silvia Pinal vestida de marinerito, ensayando posturas de lolita talluda con liguero de encaje y tacón de aguja”. Ojalá. Pero no.

 

El Día de Castilla la Mancha
20 de junio de 2012