Paco Mora. CUARTO Y MITAD VI

Cuarto y mitad VI

 

La línea que divide realidad y ficción -la misma que separa el sueño de la vigilia- es invisible.

*******

La mujer embarazada nunca está sola.

*******

Los agujeros negros son las heridas que se abren en el tiempo cada vez que muere un inocente.

*******

En sus conversaciones tenía continuamente la palabra "huevos" en la boca. Murió muy joven, consumido en pocos días por una enfermedad hepática incurable.

*******

El duro de oído habla a gritos. No para hacerse oír por encima de los demás -que no lo escuchan- sino para oírse a sí mismo. O sea, que el duro de oído calla a gritos.

*******

Tenía tan mal oído para la música que por oreja, decían, llevaba una alpargata. No quiso creerlo hasta que el "otorrino" le prescribió una receta para el zapatero de remendón. Necesitaba medias suelas. Hoy dirige un Conservatorio.

*******

El hombre actual se exhibe en público con sus vergüenzas al aire. Ya casi nadie usa sombrero.

*******

En el entierro de la hormiga no hay cigarra que le dedique un canto de réquiem.

*******

No supimos verlo a tiempo. El día que permitimos que nuestra madre quitara el pañito almidonado de encima del televisor abrimos la espita por la que se coló a mansalva en nuestras casas la basura catódica del planeta.

 

El Día de Cuenca
04 de febrero de 2004.