Introducción a los Jeroglíficos

Gramática

Introducción a los Jeroglíficos

    La escritura, aunque con bases más o menos simples, era bastante compleja, por lo que el  saber leer y escribir estaba limitado a una minoría. No se trata de la existencia de una clase aparte, pero si es cierto que muy poca gente sabía leer o escribir. Los sacerdotes, los oficiales del ejercito, los funcionarios, los faraones y por supuesto los escribas podían leer o escribir, mientras que muy poca gente del pueblo tenía acceso al aprendizaje. " Es un sistema complejo, una escritura a la vez enteramente figurada, simbólica y fonética, en un mismo texto, en una misma frase, en una misma palabra" (Compendio del sistema jeroglífico, J.C. Champollion 1824). Pero la escritura era algo más que un método de comunicación. Como todo en Egipto tenía además un sentido mágico y religioso. El nombre de una persona escrito en jeroglífico encarnaba su propia identidad. Por este motivo muchos de los cartuchos de reyes eran destrozados o borrados de los monumentos por faraones opuestos a sus ideas, pretendiendo que perdiesen  el poder mágico que originalmente tenían.

  Fases históricas de la escritura egipcia  

    Cualquier lenguaje sufre a lo largo de los años cambios más o menos significativos y el egipcio se desarrolló a lo largo de más de 3000 años, por lo que con más razón debemos hacer una división cronológica. En algunos casos, el lenguaje hablado se encontraba claramente diferenciado del escrito, y la evolución no era la misma para uno que para el otro. Los vamos a clasificar en seis períodos históricos:

  1. Arcaico : Períodos Protodinástico y Tiníta (3200-2686 a.C.).

  2. Antiguo : Pertenece al Imperio Antiguo ( 2686-2040 a.C.).

  3. Medio : Corresponde al lenguaje escrito del I Período Intermedio y el Imperio Medio. Este período es considerado como el clásico y se mantuvo en literatura, textos religiosos e inscripciones monumentales hasta la llegada de los griegos (2173-1786 a.C.).

  4. Nuevo : Es el período en el que se produce una evolución del lenguaje hablado. Sin embargo en escritura se sigue empleando el egipcio medio (o clásico). En este período hay que hacer un paréntesis en el período de Amarna en el que se empleó el lenguaje hablado en los textos literarios, pero no en los religiosos que siguieron escribiéndose en clásico (1552-664 a.C.).

  5. Demótico : Es una continuación del nuevo, que se mantuvo hasta bien entrado la época romana ( 664 a.C.-600 d.C.).

  6. Copto : Es la última fase, y permaneció hasta el siglo 3 d.C. con la llegada del árabe.

  Tipos de escritura

   Cuando se habla de escritura egipcia siempre se piensa en los jeroglíficos, pero no existía un único tipo de escritura. A lo largo de la historia egipcia, se desarrollaron tres tipos:

Tipos de signos

    Cualquiera de las formas de escritura utiliza básicamente dos tipos de signos:

    Los ideogramas representan palabras enteras, generalmente con raíces de dos o tres consonantes. Cuando el ideograma representa la imagen de su propio objeto entonces se convierte en un pictograma. Los ideogramas  pueden describir objetos o acciones, pero nunca conceptos abstractos que están representados por fonogramas.

    Los fonogramas son signos que dan lugar a sílabas. Un fonograma representa únicamente un sonido (conjunto de consonantes) sin relación con el objeto descrito. Por ejemplo, la palabra empleada para el término "hijo" suena como "pato" y el símbolo empleado es el mismo en ambos casos. Los más comunes son los uniconsonánticos. Pero una escritura no puede constar sólo de pictogramas, pues requeriría demasiados símbolos. Los egipcios combinaron el lenguaje ideográfico con el fonético. Su origen se encuentra en la pictografía: el sol está representado por un disco, el buey por una imagen de buey. Pero este sistema aparentemente tan sencillo no permite interpretar más que ideas simples, más o menos numerosas, pero siempre materiales, por lo que el uso del signo se extendió a nociones más amplias, p.e. el disco solar se empleaba para representar el día (como ideograma) y en un ámbito más amplio para determinar nociones relacionadas con el tiempo (en su función de determinativo, que la mayoría de los autores, engloban dentro de los ideogramas).

    Las vocales no se escribían, y el jeroglífico sólo transcribe el esqueleto consonántico de la palabra. Los símbolos pueden ser unilíteros, bilíteros, trilíteros e incluso cuatrilíteros. El primer caso nos lleva a lo que conocemos como alfabeto, pero hay que tener en cuenta que en el Antiguo Egipto no existía un alfabeto tal y como lo entendemos hoy.

    Cuando se intenta leer un texto jeroglífico es normal que se produzcan confusiones, que no errores, en la traducción, debido a los signos polífonos, que pueden leerse de formas diferentes, y los homófonos, que se pronuncian igual. Además a las palabras, entendidas como signos,  se les añaden complementos fonéticos, que precisan la pronunciación, o determinativos, que caracterizan el sentido.

Volver