Resumen 2007.

Resumen 2007.

Comenzando de este a oeste, el siguiente resumen podría describir lo ocurrido durante el pasado año 2007 en el Pagasarri. Seguro que faltan muchas cosas de nombrar, pero a todo no se puede llegar, así que con lo expuesto a continuación, cualquiera se puede hacer una idea genérica de lo que ha ocurrido en el transcurso de ese tiempo, y en algún caso, de otro tiempo anterior.

RefugioAntenas.  Lineas eléctricas. Arbolado. Vehículos. Caminos. Mobiliario. Montes. Accesos. Basuras. Escuela de escalada. Ganado. Plan Especial del Pagasarri. Marcha BBK. Súper Sur. Relaciones.

Cantera de Rezola.
Continúa la explotación hacia Bolintxu que se verá muy afectado por el acercamiento paulatino a lo largo de los próximos años hacia este paraje, ya que la compañía explotadora ha comprado todos los terrenos colindantes hasta la mismísima cima de la antigua cantera de Bolintxu, muy cerca de la cabaña que hay encima de ésta antigua explotación. Durante el 2007 se ha continuado trabajando en los bancos del oeste (los más cercanos a Bolintxu) y  se continua con la  restauración de los del este, lo que quiere decir que esta zona queda definitivamente abandonada para centrarse en seguir avanzando hacia Bolintxu. Las voladuras continúan muy cerca de los senderos que suben por las rocas del Pastorenkorta hacia el collado que accede al Pagasarri, y continua por tanto su avance hacia Bolintxu. En cualquier caso, el hueco previsto para ser abierto en los próximos años es
enorme y muy próximo a Bolintxu y al Pastorenkorta del que desaparecerán las rocas calizas en las cuales hay varias vías de escalada abiertas desde hace décadas. En definitiva, un futuro no muy halagüeño para estas zonas tan sensibles. Para favorecer este avance, este verano fue talado el pinar colindante a las rocas del Pastoenkorta, así que un obstáculo menos que pueda frenar el avance de esta explotación que llegará hasta los límites de la vieja cantera de Bolintxu, desapareciendo por tanto algunas hayas de gran porte, (una de ellas está reconocida como la más grande del municipio de Bilbao) así como el arroyo que da agua a la fuente de la cabaña de Alzola, e incluso es posible que la propia fuente.

Bolintxu.
 Este año no ha habido prueba multitudinaria de btt, tal y como parece que apuntaban los organizadores de la del 2006, así que de eso se ha librado por esta vez el magnífico sendero que llega hasta la antigua depuradora. 
Los corzos siguen bajando a beber agua a las cristalinas aguas del arroyo, sobre todo a última hora de la tarde, pero los jabalís parece que han disminuido su presencia a juzgar por los escasos rastros que hay y por lo que comentan los vecinos de Buia, que este año parece que no han sufrido tantos destrozos como en el 2006.
A pesar de que en el resumen del 2006 se decía que la tubería de pvc que el Ayto. tiene en Bolintxu, estaba al aire y a punto de romperse, al final parece que ha aguantado generosamente el abandono que sufre desde hace 17 años, y por lo visto, incluso cargada con algo de agua, aguantó durante ese pequeño período de sequía de primeros de año, durante el cual se intentó recuperar este recurso, pero que al final se abandonó de nuevo quedando todo como estaba antes del mencionado período de sequía. La tubería tuvo que ser calzada con tacos de madera para que aguantase el peso del agua que corría por su interior, pero cuando volvieron las lluvias de nuevo se llevaron los calces, y ha quedado todo como al principio, es decir abandonado y esperando a romperse definitivamente.
Lo que sí se dijo en el resumen del 2006 es que si había que usar el sistema alguna vez, lo más probable es que les pillarían en pelotas como así fue con las captaciones que tiene más arriba el Ayto. que estaban totalmente cegadas de barro, porque nunca se habían limpiado, así que antes de poder utilizarlas hubo que limpiarlas, e incluso hacer alguna reparación en alguna de ellas. Todo para que al cabo de pocas semanas, volviese a quedar como estaba. Negro futuro le espera a este interesante e infrautilizado recurso municipal.
A todo esto hay que añadir la nefasta gestión que se hizo de estas aguas las pocas semanas que se utilizaron, trasvasando importantes cantidades  de arriba abajo, dejando secos tramos del cauce del río, cuando la mayor parte de lo trasvasado se fue por los sobrantes del viejo depósito, e incluso por la puerta del mismo,  porque nadie se preocupó de regular la cantidad de agua que se trasladaba del punto de captación al de destino. Se formó así una cascada que salía del depósito que dejó perplejo a todo el que pasó en esos momentos por allí. En definitiva, toda una lección de cómo no se debe gestionar un recurso tan importante como lo es el agua, aunque a eso ya nos tiene más que acostumbrados el Ayto. de Bilbao.
Por lo demás Bolintxu se mantiene tal cual desde hace años, a la espera de que comiencen las obras de la Súper Sur, momento en el que el destrozo será inevitable. Además, supondrá un radical cambio en el lugar más recóndito de Bilbao a partir del momento en que empiecen a circular los vehículos por el vial que atravesará el corazón de este paraje.

Refugio.  
Después de un año de nueva gestión parece que el  el refugio del Pagasarri ha encontrado de nuevo la estabilidad y el equilibrio entre el servicio que ofrece y las prestaciones que solicitan  sus usuarios. Da la impresión de que sus nuevos gestores se han asentado ya en la cima del Paga y que todo ha vuelto a la normalidad después de que durante algún tiempo hubieran sus más y sus menos con los anteriores inquilinos, que se fueron dejando muy mal sabor de boca a los habituales de este monte, lo mismo que a los esporádicos. Muchos de ellos se quejaron alguna vez del trato inadecuado así como de los precios exagerados que regían por entonces. Así pues, parece que de momento y mientras no haya cambios, la gestión del refugio del Paga está siendo bien aceptada por la mayoría de los que lo utilizan.

Antenas y repetidores.  
Algo ha cambiado en el 2007 respecto a años anteriores, aunque no a mejor, sino  a peor. Las antenas que antes no se usaban, por supuesto aún no se han desmontado, incluso siendo evidente su inutilidad, y permanecen ahí adornando la cima del Ganeta y el cresterío hacia el Rastaleku, y una nueva antena, con su correspondiente caseta de control, se ha comenzado a instalar junto a las ye existentes pegadas al txoko de la policía municipal, en el cresterío del Rastaleku. Hay que añadir a todo esto las obras que se hicieron en este mismo centro a lo largo del 2007, con la construcción de un nuevo local anexionado al ya existente, así como las obras en el repetidor de ETB, que ha conllevado la circulación de numerosos vehículos de todo tipo y condición: desde pequeños todo terreno de mantenimiento, hasta camiones de gran tonelaje para subir y bajar el material de construcción utilizado para la reforma.
Así pues, respecto a  años anteriores, se ha incrementado el tráfico derivado de estas reformas y nuevas construcciones lo que ha generado que en ocasiones se hayan formado incluso retenciones en las pistas del paga (Artabe sobre todo) derivadas de este trasiego de vehículos y de los trabajos de acondicionamiento forestal que se han llevado a cabo a lo largo de 2007.
Por supuesto, para estas obras  siempre hay dinero, pero los antiguos postes transmisores, apenas a unos pocos metros de distancia de los anteriores, permanecen en pie, sin uso alguno y totalmente fuera del contexto natural que los rodean. Parece que para quitar estos pinos de hormigón o hierro no hay nunca dinero, ni responsabilidad alguna para retirarlos, ni fianza depositada por si la empresa que los monta se niega a quitarlos por falta de uso. 
Por otra parte, parece que han tenido un detalle al volver a colocar de nuevo  la puerta del armario de contadores de todos estos centros transmisores, que permaneció durante meses y meses sin poner, con todos los mecanismos expuestos a la intemperie. Todo un detalle que hayan recolocado la puerta en el lugar de donde nuca debió de faltar.
Y hay que volver a  recordar que todas estas instalaciones se surten de energía a través de ciertas líneas de media y baja tensión que cruzan el Pagasarri por su centro, siguiendo una línea paralela a la del camino normal de ascensión hasta su cima, lo que no favorece especialmente el paisaje que acompaña al ascensionista. 

Líneas eléctricas.
 Algunas cosas  han cambiado respecto a años anteriores. Unas para bien y otras para mal. Por una parte, algunas torretas de Alta Tensión que no se utilizaban desde hace décadas han sido desmontadas, como la de Igertu, la cual, después de años y años abandonada y sin uso, fue desmontada el pasado verano. También algunas otras, como las ubicadas en la zona de Kobetas han sido  desmanteladas después de décadas adornando las laderas del Arraitz sin uso alguno. Hace años, aún se podían ver sus viejos y oxidados cables tendidos entre algunas de estas torres, pero fueron cortados seguramente por el peligro que representaban si alguno de ellos caía al suelo.
Grata ha sido también la sorpresa de ver cómo algunas torretas que adornaban zonas interesantes del Pagasarri han sido eliminadas. Algunos de estos restos han sido desmontados y trasladados fuera de su obsoleta ubicación. Todavía han quedado algunos tocones de hormigón de sus bases, seguramente por el gran peso que desplazan, pero lo cierto es que las torres han sido cortadas en el tramo que discurre entre el Pastorenkorta y la entrada al Pagasarri por el cresterío que une ambos montes. De momento no ha habido tanta suerte con las que ahora mismo están en el pinar del Pastorenkorta que se taló este verano pasado, pero que ahí quedaron, en medio del solar vacío. Lo más probable es que se espere a que sea la propia cantera de Rezola la que las desmonte cuando su explotación llegue a este punto. Tampoco ha habido suerte con la que está en la pista de Artabe, muy cercana a ella y fácil de extraer puesto que ya está caída, pero sin embargo la han dejado allí a la vista de cuanta gente pase por ese lugar. A ver si hay un poco más de suerte en los próximos meses y también se la llevan, que ahí no pinta nada. No se sabe a ciencia cierta si estas acciones responden a un plan trazado o se actúa a bote pronto, pero lo cierto es que algo se está moviendo. 
Para lo que sí hay dinero, y mucho, es para desviar las líneas de tensión que pasarán por los alrededores de la Súper Sur a su paso por el Peñascal. De hecho, ya se han comenzado a instalar nuevas tiradas de torres y cable que salen desde la subestación de Larraskitu en dirección al Arraitz. Para ello han derribado arbolado en el Arnotegi con el fin de dejar paso libre a las líneas aéreas de cable. Esta es una consecuencia más de las numerosas alteraciones que está provocando la construcción de la Súper Sur a su paso por terrenos del macizo del Pagasarri, lo cual está alterando sustancialmente el paisaje de este monte y de los que forman parte de sus alrededores.

Tala de arbolado. 
Mal empezó el año pues ya en febrero se cortó arbolado en terrenos ajenos al municipio de Bilbao pero el transporte se hizo, con el beneplácito del ayuntamiento de esta ciudad, por sus propios terrenos, facilitando el paso de camiones de gran tonelaje por la pista de Artabe hacia Rezola. Así pues, mientras otros ayuntamientos como Alonsotegi arreglan sus pistas pero  no impiden que se puedan acercar por ellas a los turismos, motos y otros vehículos, hasta la mismísima cima del Paga, el de Bilbao permite el tránsito de maquinaria pesada por las suyas, lo que favorece su deterioro anticipado. Si otros municipios permiten que vehículos circulen por sus pistas, que lo hagan también los camiones que trabajan en sus terrenos.
Por otra parte, este verano pasado se taló el pinar adyacente a las rocas del Pastorenkorta, seguramente para favorecer la continuidad de la explotación de la cantera de Rezola, cuyos límites discurren por esos terrenos y los que están por debajo, hasta la antigua cantera de Bolintxu. Se continúa así con la deforestación del Pastorenkorta que ya comenzó el año anterior con la tala del pinar que llegaba hasta su cumbre y que cae fuera de los límites del municipio de Bilbao. Las marcas actuales indican además que podrían ser taladas dos magníficas hayas cerca del arbolado supuestamente protegido, de Alzola, ya que  la base de una de ellas, ya ha sido marcada con el spray correspondiente, que limita las zonas a explotar. Así pues, lo más probable es que sean derribadas en bien del progreso una vez más, aún estando entre el arbolado que se supone se debería proteger con el futuro Plan Especial del Pagasarri.

Tránsito de vehículos.  
Este año parece que ha descendido algo el tránsito de vehículos privados por las zonas más sensibles del Pagasarri, aunque sigue habiendo la misma en aquellos accesos a terrenos privados que están dentro del ámbito de protección del futuro Plan de protección de este monte. Parece pues que esto será algo difícil de solventar, aunque no representa gran problema al estar la mayoría de estos terrenos en las zonas más bajas de los límites planteados en el mencionado plan, además de encontrarse algunos de ellos en período de expropiación (laderas del Arnotegi sobre Bolintxu). Una vez completadas las expropiaciones se supone que las explotaciones ganaderas actuales desaparecerán, y con ellas el tránsito de los vehículos de sus dueños que acuden asiduamente a vigilar el ganado. Detrás de estas expropiaciones podría estar el  favorecer las futuras obras de la Súper Sur a su paso por Bolintxu, y de paso anunciarlas como si fueran para protegerlas mediante el mencionado plan, lo cual no sería sino una consecuencia secundaria.
No se ha tenido conocimiento, como en años anteriores, de que los vehículos privados hayan recorrido zonas prohibidas, y se ha visto algunos de ellos, como motos de motocross darse la vuelta en las barreras de la cima del Pagasarri, lo cual siempre es buena señal. Sin embargo, los quads llegan hasta la mismísima fuente del Tarín al estar ésta fuera del terreno municipal bilbaíno y carecer de protección alguna desde su acceso por Alonsotegi. La mejora gradual de los accesos por este municipio hasta las cercanías de la cima del Pagasarri está provocando que lleguen hasta  muy cerca de ella vehículos de todo tipo, incluso turismos normales no adaptados a todo terreno. 
Lo que sí ha habido es un aumento de los vehículos de mantenimiento de las antenas de diversos tipos que se ubican en el Ganeta y cresterío del Rastaleku. Ha habido momentos en que incluso ha habido caravanas al coincidir con los de mantenimiento de montes, lo cual da una idea de cómo ha estado de ajetreado el Pagasarri este año, cuando además hay dos pistas de acceso hasta la cumbre. Por otros lugares como Bolintxu sí se ha constatado que han circulado, cuando menos, motos todoterreno, al igual que en años anteriores. Algunas zonas están desprotegidas para evitar la entrada de vehículos por terrenos de otros municipios, como la pista de la Teja, donde una verja casera permanece gran parte del año abierta, aunque entornada. Desde esta zona se puede acceder desde Ordaola o desde Alonsótegi por la conducción del gas, zonas especialmente apreciadas por los practicantes de esta contaminante y despreciada actividad por parte de montañeros bikers  y asiduos al Pagasarri. Por tanto, sería conveniente dotar a este paso de la correspondiente valla igual a todas las que se han montado en otros lugares. La propia conducción del gas no tiene barrera adecuada para evitar el paso de vehículos ajenos al Pagasarri, aunque sí un cartel de dimensiones considerables avisando de que está prohibida la circulación a partir de ese lugar. Sin embargo, parece que sólo con eso no es suficiente para evitar que pase cierta gente por ahí con su todo terreno, moto o  quad. La oposición de los guardas de diputación a que se coloquen barreras que les obligue a bajarse de su vehículo cuando realizan las inspecciones, es uno de los motivos por los que en ocasiones se han retirado barreras caseras, que si bien no impiden que otros vehículos puedan pasar, sí evitaban que el ganado incontrolado pasara de unas zonas a otras. Así pues, una vez más, el gran perjudicado es   el Pagasarri puesto que ya es la última entrada que queda  sin control hasta la cima, desde otros municipios.

Pistas y caminos
.
 
Después del gran desaguisado que se hizo en la pista de La Teja el año 2006 del cual se puede ver su descripción en el resumen del 2006, la acción ha pasado  a otros lugares más cercanos a la población con motivo de la construcción de la Súper Sur a su paso por el Peñascal. Para evitar el tránsito por zonas pobladas, lo que podría haber provocado protestas vecinales, se han abierto pistas en algunos lugares por los que pocas personas habían pasado hasta ese momento. En concreto, las laderas del Rastaleku, que recogen las aguas de varias regatas que pocos metros más abajo conforman el famoso arroyo Elguera, han sido arrasadas por pistas de grandes dimensiones por las que circulan camiones y excavadoras de gran tonelaje. Los propios arroyos han sido hormigonados para facilitar el paso de la maquinaria pesada. Nunca antes se había hecho un destrozo semejante en esa tranquila zona del  Pagasarri. Tierras procedentes de los trabajos de acondicionamiento de la salida de los futuros túneles del Peñascal, así como de los lugares donde irán ubicados los peajes, son trasladados, ladera arriba hasta la zona alta del vertedero de Artigas donde son depositadas una parte de ellas. Otra porción es desplazada por pistas internas hasta el hueco que dejó la propia cantera poco antes de abandonar los trabajos de explotación, frente a San Justo. Los días de viento se puede ver desde la ciudad la gran nube de polvo que se levanta con estos trabajos de desmonte, transporte y volcado de las tierras. La carretera ha sido cortada para todo vehículo ajeno a las obras y teóricamente no se puede pasar, o así lo indica al menos toda la cartelería que han colocado a la entrada de estos trabajos.
A todo esto hay que añadir el
nuevo parque que se está construyendo en Arraitz, una zona que ya se puede dar por perdida desde el punto de vista medioambiental, toda vez que las nuevas instalaciones estarán más destinadas a la diversión por medio de hormigón y juegos, que por cuestiones medioambientales. Ya está todo previamente instalado a falta quizás de una red de saneamiento adecuada, lo cual no será mucho problema construir teniendo en cuenta las macro obras que se están haciendo en este momento. La pista de acceso desde Kobetas ya se hormigonó para favorecer la llegada de los cientos de camiones que a diario llevan tierras de otras zonas, como de los desmontes de Betolaza o de la Súper Sur en la zona de Kastrejana. Además, para acabar de rematar la faena, se ha utilizado escombro (como ya se hizo el año pasado con la pista de La Teja) para asentar esta pista en la zona llana del futuro parque del Arraitz. Todo un compendio de materiales usados para el mismo cometido que seguro quedarán ahí para ser asfaltados o para quedar ocultos bajo toneladas de tierra en un futuro bastante cercano.
Con un
depósito de agua potable de reciente construcción en la zona más alta de este monte (cima del Arraitz, junto al antiguo fuerte) ya nada va a impedir un nuevo desarrollo urbanístico que ha comenzado de momento con la expansión de una de las cerveceras o asadores que hay en el núcleo poblado del barrio, mediante la ampliación de uno de los comedores. Mala señal es esa de cara al futuro naturístico de esta zona del macizo del  Pagasarri, teniendo en cuenta además que se quiere utilizar la zona como lugar de acampada de uno de los macro festivales musicales de la ciudad, como lo es el Bilbao Live Festival, lo cual supondrá un presión contaminante muy fuerte durante el tiempo que duran los conciertos, es decir, al menos una semana. Actualmente esta presión se la lleva el parque de Kobetamendi, situado bastante más abajo y en una zona ya urbanizada. Con esta nueva ubicación se trasladará hasta la cima del Arraitz y su entorno, una importante masa de gente que hasta ahora nunca había tenido que acoger. 

Mobiliario urbano. 
Todo sigue como el año anterior, pero dado que entonces no se hizo un análisis completo de la situación, a pesar incluso de la extensión dada a este apartado, se describirán otras situaciones que quedaron en el tintero el año pasado.
Respecto  a lo dicho en el año anterior todo sigue igual y apenas se salva entorno alguno del Pagasarri, pues apenas se ha tocado nada desde entonces. Conviene destacar pues otras situaciones como el abandono a que está sometido prácticamente todo el mobiliario urbano del entorno del Pagasarri. Aquí no se hacen excepciones, es decir, se ponen cosas nuevas, siempre a base de hormigón y madera, pero sufren el mismo abandono que las que permanecen desde hace décadas colocadas, y cuyos restos, inservibles por cierto la mayor parte de las veces, aguantan inútilmente en su ubicación de origen. Ocurre así con numerosos juegos y bastantes mesas del área, supuestamente recreativa, de Gangoiti, y prácticamente en todas las instaladas en los accesos del Arnotegi así como en las del Arraitz. En este caso del Arnotegi, el paseo de acceso desde Igertu está rodeado de bancos torcidos, caídos, rotos, y siempre en la ladera que va a dar al barranco hacia Bolintxu. Algunos restos, y sólo se les puede denominar así, quedan en la ladera que da a la cumbre, como si fuesen yacimientos arqueológicos, por no hablar del cartel informativo ubicado junto al repetidor de este monte que estuvo en el suelo durante meses, y que no ha sido repuesto a su lugar de origen porque sería ya inútil tal y como quedó. Algunas mesas de hormigón de la cumbre del Paga están sin asientos y sin la mesa propiamente dicha hace años, pero parece como si eso no fuera con los servicios de mantenimiento del Ayto. y ahí permanecen sin utilidad alguna. Otras, cerca del Ganeta, están sin las tablas de la mesa propiamente dicha, y con peligroso tirafondos apuntando hacia arriba esperando a que algún crío o persona que se descuide un segundo se los clave.
Así pues, parece que no sólo no han cambiado las cosas respecto a años anteriores, sino que además van a peor, sobre todo si se tiene en cuenta que algunas mesas puestas a lo largo del 2007 ya tienen síntomas de degradación importante debido a la climatología que deben soportar ya que no se las ha protegido adecuadamente. Será cuestión de poco tiempo que queden como las viejas compañeras que las acompañan ahora. Por supuesto, todo o descrito en el resumen del año pasado sigue vigente éste, y se puede ver en el apartado correspondiente de esta web.
Las fuentes están también sufriendo un importante deterioro y el consecuente abandono, tanto desde el punto de vista de su conservación como del sanitario. Apenas quedan carteles que indiquen qué tipo de agua es (no potable en casi todas ellas) y por ello mucha gente sigue utilizándolas a pesar del peligro que representa. Sería necesario una recolocación de carteles que avisen de que su uso para beber no es conveniente. Lo cierto es que hay gente que sólo las utiliza para limpiarse las botas o refrescarse la cara, pero también hay mucha otra que la bebe, y ello representa un riesgo sanitario importante, sobre todo en niños y ancianos. Aquí se puede ver el estado de cada una de ellas según un estudio de la calidad de sus aguas del año 95. Además, físicamente están también bastante deterioradas, sobre todo las pilas y los caños, con múltiples agujeros por los que se escapa el agua, de tal forma que en algunas sale más agua por los escapes que por el propio caño. No parece que tengan tampoco utilidad alguna las captaciones fabricadas con piedra que hay en muchas de estas fuentes y arroyos, así que se podrían quitar o en cualquier caso darles un uso concreto. Al día de hoy no está claro para qué sirven; si recogen agua o no, y si así fuera qué se hace con ella, porque si solo es para trasladarla de un nivel a otro sin darle utilidad alguna, mejor sería que corriera de forma natural por los arroyos que se crean con estos caudales, y no que discurran por tuberías cerradas que van a ninguna parte.
Por otro lado, para el próximo ejercicio ya se están proyectando algunas nuevas actuaciones, alguna de las cuales deja mucho que desear, como el proyecto de reponer más mesas de hormigón en lugares que apenas son usados por ningún visitante del Pagasarri. Así se quiere hacer con la mesa que está en una de las curvas más sombrías de la pista de Artabe, donde ya hay otra vieja  totalmente podrida por la intensa humedad que debe soportar todo el año. Es además zona de paso, por lo que apenas para nadie en ella. A pesar de ello los técnicos municipales están empeñados en sembrar más hormigón en una zona en la que apenas hay nada de ello, hasta que se llega al collado del Pastorenkorta. La única pista que se había librado hasta ahora, también será sembrada de hormigón en el único hueco que queda libre. Se proyecta además acondicionar algunas curvas donde hay arroyos, con escolleras y encauzamientos artificiales nuevos, cuando lo que se debería hacer es dejarlos como están y desmontar las mencionada captaciones que no sirven para nada. De hecho, hasta ahora no ha habido signos de que los encauzamientos actuales no funcionen correctamente, puesto que las pistas no han sido arrasadas por cursos de agua incontrolados procedentes de estos arroyos. Por tanto ha de suponerse que lo actual funcionan bien y cabría también preguntarse a qué viene tanto interés en hormigonar todos los rincones del Pagasarri, de un tiempo a esta parte. 

Gestión de montes.  
Continua la limpieza de los terrenos del Pagasarri y su entorno, que tantos años estuvieron sin cuidado alguno. En algunas zonas, como Gangoiti, se está haciendo una buena limpieza, aunque de momento ha quedado suspendido el trabajo, lo más probable a la espera de nuevo presupuesto para adjudicárselo a esta labor. Se puede ver la línea que separa la parte  limpia de la que aún está sin desbrozar, a simple vista desde varias partes del camino normal. Con esta limpieza reaparecen antiguos atajos que se usaban hace 20 años o más, que quedaron en desuso bajo la maleza y las zarzas. A su vez, el arbolado adquiere una nueva dimensión, ya que sus partes bajas quedan libres de vegetación nociva para su crecimiento y al mismo tiempo esta limpieza genera menos peligro en caso de incendio. Como se puede ver, nada negativo se deriva de mantener limpios los montes, mientras que varias situaciones peligrosas  pueden generarse si no se mantienen adecuadamente.
Respecto a la repoblación, continua el crecimiento de hayas y robles entre los pinos a la espera de que adquieran suficiente cuerpo  para que se puedan cortar estos últimos, algo que no pasará antes de varios lustros. Todo esto en cuanto a terrenos municipales se refiere, ya que los privados siguen apostando por plantar especies de crecimiento rápido para lucrarse cuanto antes con la venta de la madera producida, casi siempre para industrias papeleras, a su vez una de las más contaminantes de ríos y atmósfera.
Se ha dado también este año una buena limpieza de
las orillas de las pistas, de las que se han sacado restos que permanecían por encima y debajo de ellas desde hacía décadas, trasladándolas en un camión de grandes dimensiones dotado de una pinza móvil  mediante la cual se ha extraído material de diversos tipos: desde ramas y troncos hasta tubos metálicos y ruedas de vehículos. Una pena que no haya sacado algunas torretas de alta tensión muy cercanas a la pista de Artabe y que se podrían haber extraído con la mencionada pinza. A ver si se dan por enterados y las sacan este año que viene, porque dificultad no tiene ninguna. Otra cosa es que alguien se interese por hacer ese trabajo.
El
vallado de las pistas y parcelas para que el ganado no acceda a estos terrenos, ha experimentado también  cierto avance. Este vallado es importante ya que de no existir el ganado podría comerse los brotes de las especies frondosas plantados en ellos, impidiendo por tanto su crecimiento y echando por tierra una labor de años y años antes de que se vean sus frutos. Sin embargo sigue habiendo gente que no admite cambios en la gestión del Pagasarri y a veces se observan trozos de alambrada rotos con cortes muy precisos y pasos espaciosos, lo que hace sospechar que algún ganadero no está dispuesto a aceptar nuevas reglas tendentes a proteger algunos espacios y favorece con estas acciones el paso de su ganado a lugares en los que no debería pastar. Todavía queda algún caso de esos.

Accesos.
No hay grandes variaciones respecto al año pasado a excepción de los accesos desde Arraitz que se han visto complicados por las obras de la Súper Sur, a pesar de lo cual, sigue llegando gente desde esa zona. Por supuesto, la cantidad de vehículos de los domingos y festivos hasta las barreras o Igertu sigue siendo exagerado, como siempre, y no se regula nada para evitarlo. Habrá que esperar a que ocurra un accidente serio y no se pueda acceder con ambulancia para que alguien tome cartas en el asunto antes de vaya a más. El resto de los días de la semana apenas hay afluencia de vehículos y por tanto hay sitio suficiente para los pocos que llegan a esas zonas de aparcamiento.
Por la cantera de Rezola sigue aumentando el número de visitantes del Paga que ahora son de las más variadas tendencias, incluidos los
jinetes a caballo que acuden también desde la zona de Bolintxu con sus animales en días en que la afluencia de público a pie es muy numerosa, lo que podría generar  algún incidente, básicamente porque son animales grandes y asustadizos susceptibles de provocar sustos a más de un viandante. Queda también confirmado que todo pichichi debe tener la llave de acceso para abrir las barreras de acceso por las pistas, como así lo demostraron en su día los jinetes que la abrieron y pasaron con sus caballos, por la de Rezola hacia Artabe. A este paso la van a regalar al comprar un móvil. Así da igual que se pongan verjas, o que sean grandes o pequeñas. Si todo dios tiene la llave ¿para qué ponerlas?
Por donde ha habido mayor afluencia de vehículos que años anteriores es por la pista que sube de Alonsotegi ya que se está arreglando cada año más, y ahora vehículos normales, que no son todo terrenos, suben casi hasta la fuente del Tarín. Por tanto, lo que se evita desde Bilbao, se favorece desde otros municipios. Está claro que mientras otros ayuntamientos con intereses en el Pagasarri y Ganekogorta no pongan interés en regular ciertas actividades en estos montes, quedará incompleto el factor de protección que se pueda conseguir para ellos.

Basuras.  
Nada ha cambiado respecto al año pasado. La actitud de la gente a la  hora de arrojar pañuelos de papel, latas de bebida, botellas de plástico y cualquier otro tipo de basura que se pueda imaginar, incluida  una carta de la BBK como así se pudo constatar en la
pista de Artabe después de la famosa marcha, sigue la misma tónica que el año pasado, por lo que quien quiera saber algo más, puede revisar el resumen del 2006.


Escuela de escalada.  
Nada ha cambiado respecto al año pasado y apenas se realizan algunas limpiezas esporádicas y muy limitadas a las zonas que más se escalan. El resto sigue su progresión desapareciendo poco a poco bajo la maleza y los espinos que continúan colonizando, sin control alguno, casi todas las viras donde hay vías de escalada. Hay que añadir que las enredaderas también están progresando abundantemente sin control, y que ello podría acelerar la desaparición de pasos de boulder que por tradición se escalaban mucho. Sí se ha notado bastante la falta de excrementos de animales que durante años han estado defecando en las zonas más próximas de la escuela a las campas. No se ha visto gran abundancia de estos excrementos, seguramente porque cada vez hay menos animales sueltos en zonas de tránsito y uso de personas. Sí ha habido un aumento de basuras arrojadas desde la cumbre a las viras de abajo, especialmente a la más alta de ellas, y en días  señalados, como el de la marcha de la BBK en la cual, un día después apareció la vira mencionada con diversas peladuras de fruta que había sido arrojada desde la cumbre. También hay un aumento considerable de cenizas procedentes de incineraciones que son arrojadas allí en homenaje a los fallecidos, las cuales cubren buena parte de zonas muy escalables en las que se dan cursillos, por lo que quizás fuera conveniente acondicionar un sitio adecuado para ello y que no queden depositadas en lugares en los que en un momento dado puede haber mucha gente practicando escalada o aprendiendo a hacerlo. También sería conveniente señalizar que no se arrojen basuras bajo la cumbre y buzón del Pagasarri.

Ganado.  
Parece que hay cierta recesión en el acceso del ganado suelto por las zonas más transitadas del Pagasarri por personas. Quizás sea por la dificultad para acceder desde Arraitz, debido a las obras de la Súper Sur que condicionan la libertad de los animales para acceder a pistas como la de Gangoiti desde esa barriada. Esta pista,  sucia de excrementos de vacas en muchas ocasiones, parece que estos últimos meses está más limpia, lo que podría ser debido al mencionado tránsito de vehículos pesados así como a que se han cortado las comunicaciones para acceder a estas pistas, lo que dificulta el paso del ganado a las mismas. En la cima del Pagasarri sin embargo, sigue habiendo ganado vacuno, aunque el caprino parece haber disminuido algo su presencia, a juzgar por los pocos rastros de excrementos que se han visto en lugares muy frecuentados por estos animales, como las paredes de la escuela  de escalada, en las que se suelen refugiar por las noches. Al parecer también ha contribuido a esta disminución de ganado de pastoreo la presión que se ha ejercido sobre ciertas explotaciones irrespetuosas con el entorno del Pagasarri, por parte de diversos estamentos, sobre todo por parte de Diputación, que ha obligado a sacrificar varios animales de cierta explotación, bastante incontrolada por cierto, de la zona del Arraitz, debido a que padecían enfermedades típicas de estos animales, a pesar de lo cual pastaban por zonas muy transitadas por personas. De ella procedían animales que vagaban libremente por las pistas de Gangoiti, y así aparecerían en ocasiones totalmente llenas de plastas de vacas, lo que daba una impresión de cierto grado de  anarquía en cuanto al control de estos animales por parte del propio dueño. A esto hay que añadir, como se ha dicho en el apartado de gestión de montes, que aún queda algún incontrolado por ahí que rompe vallados para dejar pasar a los animales a zonas donde pueden hacer daño a brotes de especies frondosas plantadas no hace mucho. Es posible incluso que sean ganados venidos de otras zonas ajenas a los terrenos del municipio de Bilbao, básicamente de Artiba u  Ordaola, lugares muy cercanos a las cumbre del Pagasarri y el Rastaleku. También aparecen verjas sospechosamente abiertas y bien sujetas para que no se cierren en algunos  momentos, lo que hace intuir que estando atada y bien atada, sea para que los animales puedan entrara y salir  sin necesidad de estar controlándolos.
De todas formas sigue habiendo gente que deja al ganado a su libre albedrío especialmente por zonas más habitadas, como en Kobetas, donde se pueden ver en ocasiones pequeños
rebaños de cabras vigiladas únicamente por uno o dos perros, algunos de ellos de dimensiones considerables, aunque también hay que decir que son de los catalogados como no peligrosos, ya que normalmente son pastores. Estos rebaños a veces pastan en lugares conflictivos, como la pistas de Kobetas  a Arraitz que ahora está muy transitada por camiones de gran tonelaje, por lo que en un momento dado podrían provocar un accidente por falta de un cuidado adecuado de los animales.

Plan Especial de Protección del Pagasarri.  
Nada se sabe de momento del famoso y aclamado en su momento  Plan Especial del Pagasarri. Se supone que sigue su curso y que algún año se aprobará, pero de momento no hay nada nuevo al respecto y parece que ha quedado en el olvido, incluso de los periodistas que tanto bombo y platillo le dieron en su momento. Habrá que esperar a ver qué ocurre a lo largo del 2008.

Marcha BBK. 
Como todos los años marcha multitudinaria que no ayuda sino a fomentar un deterioro masivo e intenso del Pagasarri en períodos de tiempo muy cortos. La cifra de asistentes similar a la de años anteriores, a pesar de que hizo muy buen tiempo,  y la infraestructura montada también muy similar. Este año el montaje y desmontaje de toda la parafernalia ha sido muy tardío habiendo pasado al menos 23 días entre el comienzo de todo ello y el transporte de las últimas carpas (la de los regalos) parte de cuya estructura  quedó en una esquina, cerca de la cumbre, prácticamente abandonada. Así pues, un año más la BBK ha contribuido a ayudar a que el Pagasarri sea un monte masificado y alborotador, precisamente todo lo contrario de lo que normalmente buscan los asiduos a este lugar.

Súper Sur.
Como todo el mundo sabe a estas alturas el pasado verano comenzaron las obras de la Súper Sur a su paso por el Peñascal, el tramo que más afecta al macizo del Pagasarri, hasta que no comiencen las obras en Bolintxu. Poco se pude decir que no se sepa ya de esta macro obra y al día de hoy ya se ha empezado a configurar una de
las salidas (o entradas) de los  túneles que proceden de Kastrejana. Hasta la fecha, la mayor parte de los movimientos habían sido realizados para acondicionar y asegurar diferentes terrenos y pendientes antes de comenzar con estos trabajos de tunelado. A todo ello hay que añadir las numerosas modificaciones de otros tipos que ha habido que hacer, como la construcción de nuevas líneas de alta tensión que suben por las laderas del Arnotegi para cruzar hacia San Justo, y la revisión de las actuales, para lo cual se han utilizado los medios más modernos, y a la vez carísimos, como helicópteros que las han sobrevolado para observar su trazado y posible modificación del mismo. Además es posible que haya que hacer modificaciones en otras infraestructuras, como  por ejemplo en importantes conducciones de agua ya que por allí discurre la conducción general del Consorcio que se dirige hacia la Margen Izquierda del Gran Bilbao, así como una toma del Ayto. de Bilbao que abastece a San Justo y a parte del Peñascal que en este momento se encuentra rodeada por maquinaria pesada que en cualquier momento podría provocar la rotura de alguna tubería. Por tanto, no se ha hecho más que empezar con esta gran y destructiva obra, y quedan por venir tiempos bastante peores que los actuales para estos lugares. En la parte alta de la cantera del Peñascal lo más destacable es la pista abierta entre esta zona y la parte alta de Artigas, la cual ha arrasado un tramo corto de bosque de pinos, y ha cortado al menos dos de las regatas que proceden de la pista de La Teja y que conforman el arroyo Elguera, lo que ha obligado a encauzar con prefabricados de hormigón, el cauce de una de las regatas. Las laderas del Arraitz, encima del Peñascal, han sido hormigonadas para evitar corrimientos mientras se trabaja debajo. 
Por otro lado, en la ladera opuesta del Arraitz todavía están muy verdes los trabajos, que se remiten a movimientos de tierras para ir acondicionando los terrenos a los lugares por donde saldrán las bocas de esa zona, así como los de las futuras ubicaciones de las bases de los pilares que sostendrán accesos y viaductos.

Relaciones.
Este año no hay constancia de desavenencias entre los diferentes colectivos que acuden al Pagasarri a lo largo del año, algo que sí ocurrió durante el 2006. Parece que ciertas diferencias acaecidas en épocas anteriores este año no se han dado, y tanto 
bikers, cada día que pasa más asiduos al Pagasarri, como montañeros, paseantes, senderistas y todos aquellos que circulan por pistas y caminos de este monte parece que han convivido con total normalidad a lo largo de 2007 . Sigue habiendo gente que baja incendiada por pistas muy transitadas algunos días de la semana, pero cada día son menos.
Los de los animales sueltos siguen llevándolos así, es decir, sin atar, lo que sigue suponiendo un riesgo para otros colectivos, como los bikers precisamente, que pueden llegar a ser los más gravemente afectados en caso de tropezar con alguno de estos animales incontrolados. Otros animales, como los caballos, montados por jinetes, también han circulado por pistas muy transitadas por paseantes, montañeros, senderistas y bikers, y teniendo en cuenta la amalgama de gente y mascotas incontroladas que se juntan algunos días de la semana, podría resultar peligroso
circular con estos animales en esos momentos. Quizás sería necesario en pensar en la aplicación de la normativa de uso y disfrute de zonas verdes, al menos los días de mayor afluencia de público al Pagasarri. El resto de los días de la semana (entre semana) no hay ningún problema ya que apenas hay gente por este monte, y suele aprovecharse para pasear con perros (algunos pasean hasta cuatro y cinco a la vez) sin problema alguno. Por lo tanto parece que hay un tiempo y un lugar para cada actividad en este monte, pero sin llegar a mezclar todos a la vez en cantidades que pueden llegar a ser conflictivas si se juntan todos los colectivos al mismo tiempo. Lo cierto es que da la impresión de que el Pagasarri puede acoger a todos para su uso disfrute, pero si se regula correctamente cada actividad en su momento adecuado. En caso contrario, la masificación y el aumento y diversidad de actividades que acoge cada día, podría originar diferentes problemas en el futuro, si no se regula adecuadamente todo ello.

Volver. Itzuli.