pilardelrio
 
   

 

Pilar del Río

"Saramago es coherente de la mañana a la noche".

La periodista sevillana Pilar del Río es la mujer del escritor y Premio Nobel portugués José Saramago. Ella es además la encargada de la traducción de cada libro de su marido. Primordialmente por ésta razón ella misma se considera toda una privilegiada por ser la primera persona que tiene acceso a los escritos de Saramago. Acerca de ello y de otros muchos temas, como su opinión sobre Internet, le preguntamos a continuación en la siguiente entrevista.

(17-1-2001)

 

 

- ¿Se confirma en su caso que detrás de un gran hombre hay una gran mujer?

No, al lado de un gran hombre o una gran mujer, puede ir un gran hombre o una gran mujer; o al lado de una gran mujer, puede ir una gran mujer. El refrán hay que cambiarlo porque es machista y está superado. Es una trabajadora que está muy orgullosa y muy feliz de poder contribuir a la difusión de la obra de un gran escritor, tanto en la traducción como organizándole la agenda. Soy una periodista que lleva muchos años trabajando y que me interesa la literatura, especialmente la de José Saramago.

- ¿Qué se siente al ser una Nobel consorte?

No existe ese concepto. A mí me dio mucha alegría que Saramago ganara el Nobel. Si no lo hubiera ganado, estaría igual de contenta porque lo que me parece importante es la obra, no el reconocimiento que ninguna academia le haga. ¿La Academia le reconoció? Fantástico y maravilloso y estoy muy contenta.

- Tendrá una gran suerte de haberle conocido.

Yo siempre digo que una de mis mayores felicidades fue encontrarme con la obra, porque yo me encontré con ella antes que con el escritor. Me encontré con un escritor que me respetaba como lectora. ¿El mejor título?. No sé, a mí lo de los títulos no me gusta mucho. Estoy muy contenta de trabajar en la obra de José Saramago.

- Se conocieron a través de la literatura.

Claro. Yo primero conocí la obra. Sentí que mi experiencia de lectora se modificó, fue un impacto tremendo. Sentí que tenía el deber y la obligación de agradecérselo al autor.

 

"Por qué evadirse de la realidad con la literatura. Para eso ya está la TV."

- ¿Su tarea de traducir la obra de Saramago es una especie de infidelidad?

No, no, para nada. Yo voy traduciendo simultáneamente conforme él va escribiendo. Trato de ser lo más fiel a la obra y al idioma español. Yo me muevo entre dos fidelidades, que son la lealtad al texto y la lealtad al idioma español. A veces tengo miedo de que alguna frase me salga "aportuguesada".

- ¿No le da pena alguna vez el traducir la obra?

En todas las traducciones se perderá algo y se encontrará algo. Depende del traductor. No me da pena, intento hacerlo lo mejor posible.

 

 

- ¿Le pide opinión a su marido a la hora de traducir sus libros?

Más que pedir opinión, lo que consulta son las dudas, como todos los traductores. En casa rara es la noche que no haya cartas en el correo electrónico de traductores pidiendo aclaración. Pues yo también planteo y discuto y de ahí llegamos una solución.

- Se considerará casi una privilegiada a la hora de leer antes que nadie los libros de Saramago.

Yo soy la primera persona en el mundo que la lee, porque la voy leyendo cada día. Y no se puede decir que casi sea una privilegiada. Soy una privilegiada en este aspecto.

- ¿La literatura debe servir para crear opinión o para evadir?

Se trata de conocer la realidad y para tener más argumentos para poder analizarla, nunca para evadirse. ¿Por qué hay que evadirse de la realidad? Para eso ya está la televisión.

 

- ¿Qué opina de la alianza entre el libro e Internet?

Hay muchas personas a las que les encanta quemarse los ojos en Internet, porque hay libros que no se pueden imprimir. A mí me parece mucho más interesante leer negro sobre blanco y en distintos sitios de la casa. Pero hay gustos para todo. Me parece fantástico que se pueda acceder a cantidad de informaciones. Yo leo la prensa internacional todos los días en Internet y busco cosas que necesito. A mí me ha facilitado la vida en ese aspecto.

- Lo que más aprecia de su marido

La coherencia que tiene. Es que no hay posibilidad de distinción entre la persona y el escritor. Es un hombre de una sola pieza y es coherente de la mañana a la noche y de la noche al día.

- Algún reproche.

No. Que lo clonen.

 


Contacte con nosotros