CECC - Revista 05 - Como vaciar un sifón... (sistema patentado)

Como vaciar un sifón... (sistema patentado)

Silvia García Wolfrum

Lo de los sifones igual es de las cosas más intrigantes que te puedas topar en una exploración (y no me refiero al sifón del bar del pueblo más cercano, ¡alcohólicos!). Es un punto por el que, claramente, la cueva sigue, pero parece que todo está ocupado por agüita. Y que menos que intentar pasar por ahí.
Por supuesto, como somos un grupo de élite, en nuestra primera campaña seria de exploración ya nos hemos topado con NUESTRO sifón.
Y oye, cada cual lo vacía como quiere, ¿no?
Pero bueno, como no somos malos, vamos a compartir con todos nuestros infalibles métodos de vaciado sifonil. Ahí van.

Ante todo, e imprescindiblemente, es obligatorio quitarse toda la ropa. Sí, porque claro, vaciar un sifón implica agua, y te mojas, y luego es mucho más agradable ponerte el mono sequito para hacerte el viaje de veinte minutos rapiditos hasta la calle. Asi que, nada de remolonear, que la temperatura media son 6º, y a quedarse en gayumbos y botas de pocero (o, en mi caso, bragas, sujetador y botas de pocero, sin calcetines).


Está permitido, por lo bajito, ir rezando porque ningún amiguete se haya traido la cámara de fotos.


Una vez puestos en situación, hay diferentes métodos para vaciar el sifón. En caso de duda, se pueden aplicar todos a la vez.

Todo empieza por elegir un método básico para vaciar el sifón. Pero como somos ingenieros, eso del trabajo físico duro y rutinario no nos mola (no era plan que Edu hiciese todo el trabajo), desechamos sistemas burdos y elementales, como aquello de liarse a sacar agua con sacas, botellas y semejantes, y nos inclinamos por emplear una manguera.
Una vez cebada, ya te vas, y la manguera trabajo sola y sin quejas en jornada continua de 24 horas.
Lo de tener manguera (comentarios tipo xxx aparte) nos resultó fácil: una nos la “prestó” el alcalde, y la otra nuestro amigo Raúl.
Lo de cebarla ya tiene más miga...

Þ La sumersión: Cogiendo un cuerpecillo hueco bajo el agua, se supone que se rellena de agua y se expulsa el aire por todos los lados de la supermanguera. Aunque parece que si la manguera es de 25 m, y no te quieres bañar, es difícil crear la pendiente suficiente como para promover que se produzca este proceso de manera voluntaria y espontánea.


Þ Aspiración: Puedes aspirar todo el aire que hay en la manguera, e ir sustituyendo el aire por agua. Aunque no hay que tener unos pulmones de más de 3l, no hubo voluntarios, igual porque también hay que considerar la energía potencial =mgh de todo lo que vas aspirando.


Þ Llenado por botellita de Coca-Cola: Tumbando la manguera en el suelo y tapando un extremo con un hermoso dedo, se rellena la manguera. Parece que la idea mola, pero al aire no le mola mucho salir aplastándose contra las paredes del tubo, con lo que se acumula abajo (que también es mala leche, no?).


Þ Llenado por agua desde arriba: Como nuestra sifón está rodeado de pocitos, tanto arriba como abajo, se nos ocurrió la lúcida idea de subirnos un extremo pozo arriba, e ir subiendo botellitas de agua para rellenar la manguera abajo. Y descubrimos que el dedo de Alberto no era lo suficientemente impermeable como para que no salga el aire y agua a presión (a 10 m.c.a.).


Þ Sistema U: Visto nuestro rotundo éxito anterior, y ya con un descanso de un par de días para pensar (actividad estresante), empleamos este infalible método en el que necesitas un pozo para abajo por el cual tirar el centro de la manguera para abajo, conservando los dos extremos, e ir rellenando esta a base de las famosas botellas, dejando el otro extremo abierto. Una vez rellenito, se le hace lo más parecido posible a un nudo, se sumerge el un extremo en el sifón y se tira el otro para abajo, y se deshacen los “nudos”. Y no veas, ¡funciona!

Luego, por supuesto, hay otras propuestas que no hemos llevado a la práctica (¡salvo una!), más que nada porque al ser sistemas sofisticados protegidos por copy-right, habría que haber pagado a su autor par poder emplearlo. Es por eso que solo hemos utilizado MI método, porque yo me lo vendo a mí misma y me sale gratis (por cierto, lo voy a publicar como un anejo a mi tesis doctoral):
· Sistema Silvia: Pues te das un bañito a 6º, y por lo menos ves si el bujero es grande o peque, ¿no? Con las ganas que llevo de bañarme...
· Método Edu ®: Se cogen dos kg de TNT, se colocan adosados a la pared, te alejas 5 m, y problema solucionado.
· Sistema Raúl-JJ combinado: Calculando que salen 2l/4s, y que el vector de la cantidad de movimiento a la salida es tangente al orificio pero se difracta 2,3º en dicha salida, no saben por dónde sigue la cavidad, pero aseguran que es LA HOSTIA DE GRANDE.
· Sistema Juanky: Seguro, seguro, que en algún lado hay una escalada que puentea esto. A un spit por día, en nueve semanas y media, arreglado.
· Método Aitor-bombero: Pues oye, Pachi, respiras profundo, coges aire, y miras a ver que hay al otro lado.
· Método Luis (resultados garantizados por el plan de empresa): Con una retroexcavadora D 11 y un par de camiones, un buen encargado te soluciona el tema en dos horas. ¿ Lo queréis al natural o revestido de ladrillo?
· Uso de Josemi: Dado su estatura, un anónimo ha sugerido que se le podría sujetar bien por los pies y usarlo a manera de ariete, manejado por una colectividad de al menos ocho personajes, para ensanchar el agujerillo. Se recomienda el uso de casco de aleación de titanio.
Alberto, a pesar de su presencia en el lugar de los hechos, no tiene necesidad de dignarse a rebajarse al nivel de sus súbditos para decir ningún tipo de incongruencia; para eso es el jefe y tiene a los curritos-esclavos, o sea, todos los demás.

Bueno, con este increíble compendio, principio de la Enciclopedia de Buenas Maneras Espeleológicas que seguro que acabaremos escribiendo en este grupo, espero que nuestro bien loable y famoso grupo haya aportado su increíble granito de arena al conocimiento espeleológico.

P.D.: Ya te puedes volver a poner el mono.