Matrix

MATRIX

 

De todos es conocida esta palabra, que hace referencia a la película ganadora de 4 Oscars en la edición de este año 2000, que protagonizada por Keanu Reaves, ha sido un gran éxito a nivel mundial, por sus novedosos efectos especiales y por su guión.

Este artículo va dirigido, principalmente, a las personas que ya han visto "Matrix", pero si tu eres uno de los que todavía no la han visto, también a ti me refiero, puesto que tendrás un punto de vista diferente a la hora de verla. No es mi intención hacer una crítica cinematográfica, sino intentar sacar a la luz un sentido distinto, espiritual, por su significado y trascendencia, si la miras con los ojos de Dios.

Ésta es una película del género de Ciencia Ficción y por lo tanto, no cuenta historias reales, sino que encontramos situaciones, en un principio familiares, puesto que los personajes se encuentran en nuestra sociedad actual, pero con preguntas e inquietudes a las que la propia sociedad no puede dar respuesta.

 

Vamos a adentrarnos en el desarrollo de la acción:

El protagonista, que curiosamente se llama Neo (nuevo), está buscando una respuesta a algo de lo que ha oído hablar y que siente que existe, pero que no puede discernir racionalmente, ya que ese algo trasciende su propia dimensión; él no lo puede conocer por si mismo y desea que alguien le hable y le de la solución, pues está desconcertado, sin dormir, ansioso por conocer la verdad.

Existen, por otro lado, hombres y mujeres, libres, aunque en un principio se encuentran dentro de esta sociedad, pero no pertenecen a ella y el único nexo de unión entre su mundo y la sociedad es una línea telefónica. Trinity es una persona que está buscando a Neo para ayudarle a encontrar la respuesta. A esta chica le tienden una trampa y es acosada por la policía y por los llamados "agentes" y se logra escapar gracias a una llamada de su mundo.

Aquí tenemos un importante sentido espiritual:

Neo recibe una llamada para darle a conocer la verdad, indicándole que Matrix lo posee y a través de algo que él considera sin sentido, conoce a Trinity, la cual le habla de Matrix, de la respuesta. Tras esta conversación y al día siguiente, en su puesto de trabajo, le entregan un paquete con un teléfono, del que recibe una llamada de Morfeo, unas de las personas conocidas por él, que conoce la respuesta, le indica que los agentes le buscan y le muestra la salida, pero él no puede alcanzarla y es capturado por los agentes.

Los agentes le intentan convencer para que les entregue a Morfeo, alguien peligroso para ellos, pero él se niega y los agentes muestran su verdadero poder, impidiéndole hablar e introduciéndole un "parásito" en su cuerpo; sin embargo se despierta en su casa, creyendo que todo ha sido un sueño. En ese momento recibe la llamada de Morfeo para volverle a indicar el camino correcto. Es recogido por Trinity, que le pide que confíe en ella y le sacan el parásito, acto seguido, le conducen hasta donde se encuentra Morfeo. Él le habla de Matrix; sabe que Neo está buscando la respuesta y se encuentra desconcertado, le habla de su destino y libertad, pues es esclavo, en una prisión que es su mente. Le brinda la oportunidad de conocer la verdad: le ofrece dos pastillas; la pastilla azul, que si la toma olvidará todo lo ocurrido y volverá a su mundo, y la pastilla roja que le abrirá el camino a la verdad.

Neo escoge tomar la pastilla roja y es entonces cuando ocurre lo más inesperado, pues descubre que él no vivía en un mundo real, sino que era fruto de una manipulación mental. En este momento se desprende de su unión al mundo ficticio, conociendo su propia naturaleza y realidad. Un "localizador" le descubre y se libra de él, echándole por un desagüe a un pozo de desecho, pero la nave donde se encuentran los elegidos, le rescata, pescándole.

Una vez que es rescatado, se produce su recuperación. Él duda de si está muerto y le responden: en absoluto. En su recuperación conoce a toda la tripulación y a varios que no han sido rescatados de Matrix, sino que han nacido en libertad. Tras esto se produce su instrucción, exponiéndole las diferencias del mundo real con Matrix y le hablan del "elegido" y de ese hombre que les libró y les abrió las puertas a la verdad y de su vuelta al mundo y de Sión, la ciudad donde viven los elegidos. Existe una persona llamada "Oráculo", que conoce cosas sobre el futuro de los elegidos. Le presentan a Neo y le profetiza, indicándole que no es el elegido, pero que tendrá la vida de Morfeo en sus manos.

Pero, como le ocurrió al propio Señor, aquí también existe un traidor, el cual quiere más al mundo irreal, que representa Matrix, que la realidad y les traiciona. Existe una gran pelea, en la cual es atrapado Morfeo y el traidor mata a varios de los elegidos, pero es muerto sin conseguir su objetivo.

Una vez rescatados, Neo debe elegir; tiene en sus manos la vida de Morfeo, tal y como le vaticinó el Oráculo y decide poner su vida en peligro para salvar a Morfeo. Empieza a tener confianza en que tiene poder para derrotar a los agentes.

Se produce una gran lucha entre Neo y los agentes, en la cual Neo muere, pero gracias a la confianza de Trinity, él resucita y ve de otra manera todo Matrix, consiguiendo vencer a los agentes.

La película concluye con Neo haciendo llamadas a otras personas que habitan dentro de Matrix, ofreciéndoles la verdad y ayuda para encontrar el camino.

 

Como ves, la palabra de Dios es intemporal. Esta película trata sobre la necesidad de librarnos de las ataduras de este mundo que conocemos, Matrix, ya que es un mundo de mentira. Cristo ya nos liberó hace 2000 años, con el sacrificio de su muerte y resurrección, de estas ataduras, sin embargo, cada uno de nosotros debemos decidir si aceptamos esa salvación o preferimos vivir nuestra vida mortal sin mayores preocupaciones. Aceptar la salvación de Cristo implica renunciar a nuestras propias ideas y concepciones de este mundo, dejando que la mente de Cristo nos guíe. También supone cambiar de vida, enfrentarnos a la mentira, no ser socialmente correctos, dar testimonio, con nuestra palabra y vida de lo que significa ser cristiano, no dejarnos llevar por las circunstancias, presiones, conveniencias, en resumen, podríamos decir que un cristiano no posee la verdad, sino que es poseído por ella, siendo realmente cuerpo de Cristo.