Contradicciones católicas con las Escrituras

CONTRADICIONES CATÓLICAS CON LAS ESCRITURAS

 

Cuando empecé a conocer la Palabra de Dios, leyendo la Biblia, me di cuenta que debía poner en cuestión todo lo que me habían enseñado desde muy pequeño a lo largo de mi vida. Yo era católico y comprendí que había fundamentos de mis creencias contrarios a la verdadera Palabra de Dios. Sin embargo, el Señor me hizo comprender que mi misión no era convertirme en anticatólico, ni dedicarme a luchar contra ésta ni cualquier otra religión.

Mi empeño era y es ayudar a quien busca a Dios a conocerle. Si esa persona está en religión, ya sentirá libremente que debe salir de ella, ya que dentro de la misma encontrará mucha dificultad para encontrarle, incluso dentro de las creencias "cristianas": protestantes, católicas, ortodoxas..., no hablemos ya de las no cristianas: musulmana, taoístas, budistas...

Por lo tanto, me planteé la conveniencia de escribir sobre los errores más manifiestos que he encontrado en la religión católica, con la intención de hacerle llegar, a la persona que esté buscando en verdad a Cristo y se encuentre dentro de esta institución, las diferencias manifiestas, e incluso contradicciones, que existen con la propia palabra de Dios.

Le pido a Dios que quite de mi corazón todo afán de protagonismo o incluso de antagonismo. No me interesa luchar contra el catolicismo sino manifestar una realidad, que después de estar una vida buscando a Dios dentro de esta religión, Él me encontró y me sacó de ella. Pero igual hubiera ocurrido si yo hubiera pertenecido a cualquier otra institución, puesto que el Señor nos quiere libres, sin ataduras del mundo, en una relación directa con Él.

Mi objetivo es que tu, lector, empieces a reflexionar sobre algunas prácticas e incluso cuestiones de Fe comunes, contrarias a la Palabra de Dios, teniendo claro que "Toda la Escritura está inspirada por Dios" (2ª de Timoteo 3.16), por tanto no seamos rebeldes y queramos acomodar su Palabra a nuestra conveniencia. Armémonos de humildad y mansedumbre para dejarnos guiar y enseñar por nuestro "único Maestro, el Cristo" (Mateo 23.8).

 


Puedes descargar todos los artículos en formato Word'97 y comprimido con Winzip: 


Inicio