Retratos del Fayum

 

Retratos de El Fayum

 

 

 

Los retratos son representaciones realistas de personas cuya finalidad consistía, una vez que fallecían, en ser colocados sobre el rostro de su momia. Se ejecutaban en madera o sobre las propias vendas de lino y cuando los contemplamos tomamos pronto conciencia de que los modelos son personas jóvenes, lo que no debe sorprendernos si tenemos en cuenta que en esos tiempos la esperanza de vida no llegaba mucho más allá de los 35 años. Parece algo contrastado, además, que los retratos debieron ser realizados, al menos la mayor parte de ellos, cuando el modelo vivía, de hecho la investigación arqueológica ha verificado que la edad de la persona momificada es siempre más avanzada que la que sugiere la imagen retratada. El investigador británico Petrie encontró un retrato que estaba enmarcado, deduciendo de ello que la pintura, en vida del representado, habría estado expuesta en su casa y que fue después, cuando falleció, cuando fue aplicada a su momia.

 

Retrato de dama (hacia 170 d.C.)

 

Todos estos retratos proceden de las necrópolis de El Fayum, llanura situada a unos 60 kilómetros al sur de El Cairo, al oeste del Nilo, zona que en la antigüedad alcanzó una especial importancia económica basada, sobre todo, en sus ricas producciones agrícolas. No olvidemos que Egipto, para el viajero griego del siglo V a.C. Heródoto un "Don del Nilo", llegó a ser en tiempos romanos el granero del mundo mediterráneo. También se han identificado algunos retratos en otros lugares como Antinoópolis y Akhmin. El primer ejemplar del que se tienen noticias fue descubierto en El Fayum, en 1615, por el viajero Pietro della Valle y a finales del siglo XIX, cuando Flinders Petrie excavaba en ese lugar, los retratos circulaban ya por diversos países europeos y Estados Unidos.