pp-aborigenes

ABORÍGENES


 
 

Dada la naturaleza perecedera del material de los propulsores, madera en general salvo los cabezales tallados en hueso de la prehistoria, la mayoría de los especímenes de las diferentes épocas han desaparecido. Han llegado hasta nosotros los correspondientes a los últimos siglos, que todavía seguían usando los pueblos aborigenes actuales hasta hace muy poco.

Hay principalmente dos pueblos aborígenes que han conservado en su cultura primitiva el uso del propulsor: los esquimales y los aborígenes australianos.

Los diferentes pueblos esquimales en toda la zona de Alaska y Groenlandia han utilizado para la caza este instrumento, dotándolo de una configuración especial, caracterizada por una excelente sujeccíon basada en el uso de perforaciones para la introducción del dedo índice y entalladuras o apoyos incrustados de hueso para el resto de los dedos. Con frecuencia son diseños amplios, adecuados para su uso silencioso en la caza, consiguiendose el mismo efecto que los "silenciadores" o contrapesos amplios empleados por los indios norteamericanos, como ya mencionamos.

En este ejemplar procedente de Alaska, se observa el extremo de acoplamiento híbrido, macho-hembra, en el que el puntero es una incrustación de hueso sobre el canal. Hay una entalladura para el agarre del pulgar y dos varillas de hueso para los dedos.
 
 

Este ejemplar procede de la península de Labrador y el agarre es por doble entalladura, disponiendo de un agujero para el dedo índice. El extremo de acoplamiento es hembra, reforzado con pieza de hueso.
 
 

Los especímenes 1 y 2 de la imagen provienen de Tierra de Bafín, y su empuñadura es por entalladuras para el pulgar en un lado y resto de dedos en el otro, salvo dedo índice que lleva un agujero por el que pasa, sujetando la azagaya contra el propulsor. Los dos especímenes tienen extremo de acoplamiento macho-hembra, de puntero realizado con incrustación de hueso sobre canaleta.
El especímen 3 procede de las Aleutianas y la empuñadura es por entalladuras para el pulgar y resto de la mano. El extremo de acoplamiento es macho, con incrustación de hueso.
 
 

Los aborígenes australianos han utilizado el propulsor hasta casi nuestros días, siendo característica su forma ancha y fusiforme, a veces con decoración, que aprovecha el mismo principio citado de silenciador. La sección trasversal es muy fina. Se utilizan azagayas muy largas, generalmente sin emplume.
 
 

Obsérvese la empuñadura sencill terminada en bola o protuberancia y el extremo de acoplamiento extraordinariamente pequeño, con diminuta incrustación de hueso como puntero.
 
 



Este otro ejemplar, más estrecho, tiene un cabezal más amplio que los anteriores, con el puntero de hueso insertado. El mango es alargado y lo más característico es el estrechamiento del cuerpo hacia los extremos.
 
 

<<<   O    >>>