Reino de Castilla

El reino de Castilla (su nombre quiere decir, "tierra de castillos") ocupaba la mitad oriental de la actual region de Castilla y León, así como las regiones vecinas de Cantabria, La Rioja, Madrid y la mayor parte de Castilla-la Mancha. Es el lugar de origen del idioma español (el castellano)
El origen de Castilla se encuentra en las tierras de la frontera oriental del reino de León, en el norte de España. Estas tierras estaban habitadas por gente de diversos orígenes (cántabro, celtíbero o vasco, entre otros), que poseían su propia lengua (el castellano) y sus propias leyes, diferentes de las leyes de León (que estaban inspiradas en los códigos romano-góticos). Las leyes de Castilla se basaban en la costumbre y la tradición, y eran aplicadas por jueces elegidos popularmente. Castilla alcanzó su independencia práctica en tiempos del conde Fernán González (siglo X). Sin embargo, no obtuvo la independencia "legal" hasta el tiempo de Fernando I, hijo del rey Sancho III "el Grande" de Navarra, y que fue el último conde de Castilla, ya que "ascendió" a rey en 1039 (también fue rey de León).

Después de la disolución del califato de Córdoba, inició su expansión por las tierras centrales de España, región conocida desde entonces como "Castilla la Nueva", en esta expansión fue importante la conquista de Toledo (1085), por Alfonso VI, que unió el reino musulmán de Toledo con Castilla.

Conservó una estrecha relación con León (ambos reinos estuvieron unidos durante los reinados de Fernando I, Sancho II, Alfonso VI o Alfonso VII), uniéndose definitivamente en 1230, con el rey Fernando III (San Fernando), hijo de Alfonso IX de León y Berenguela/Berengaria de Castilla. Este rey reconquistó las tierras de Murcia y Andalucía (excepto el reino de Granada)

Spain at XV century Los dos reinos se mantuvieron como una entidad independiente hasta la unión de España bajo los Reyes Católicos.

Más información:

Cronología de los reyes de Castilla.

* Regresar a la página sobre castillos 1