Cañón del río Lobos  
Cañón de río Lobos
LUGARES POR DONDE PASA LA RUTA

Langa de Duero, Bocigas de Perales, Alcoba de la Torre, Brazacorta, Coruña del Conde, Clunia, Hinojar del Rey, Quintanilla de Niño Pedro, Guijosa, Muñecas, Santa María de la Hoyas, Cañón del río Lobos, Ucero, Valdemaluque, Valdelubiel, Barcebalejo, El Burgo de Osma, La Rasa, Pedraja de San Esteban, San Esteban de Gormaz, Soto de San Esteban y Langa de Duero.

NIVEL Y DURACIÓN
Consta de 110 kilómetros entre pequeñas lomas y colinas, con continuas subidas y bajadas no demasiado duras pero abundantes; pasado Ucero el terreno es mucho más llano. Realización en 2 días.
SALIDA Y LLEGADA A MADRID

Debido a la mala comunicación que tiene esta zona lo más recomendable es ir en coche, aunque también existe la posibilidad de llegar en los autobuses de Continental Auto.

DESCRIPCIÓN

Langa de Duero es un tranquilo pueblo en el que se observa, como es habitual en toda esta zona, la tradición constructiva y las costumbres castellanas de más rancio abolengo. Destaca por sus callejuelas intrincadas, con casas de tapial y vigas de madera, así como por la torre de vigilancia que se erige orgullosa sobre el Duero.
Nuestra ruta se encamina hacia el norte por una solitaria comarcal que nos conduce por un terreno ondulante hasta Bocigas de Perales; a nuestros lados sabinas, chopos y cereales nos acompañarán a lo largo del camino hasta el cañón del río Lobos.
Al llegar a Alcoba de la Torre vemos el edificio de piedra, ya en estado de ruina, que da nombre al pueblo, un majestuoso palacio medieval.
En Brazacorta hay que atravesar el pueblo en sentido norte para llegar a un amplio camino que nos conducirá hasta Coruña del Conde, aunque es mejor preguntar a algún lugareño por la ubicación del mismo.
En Coruña del Conde nos encontraremos con unos orgullosos habitantes que se jactan de pertenecer al pueblo en donde se realizó el primer vuelo, para lo cual se ha realizado un monumento con un avión de un tamaño considerable, justo al lado de un castillo medieval. La entrada a la localidad se realiza por un sólido puente de piedra, seguramente romano, que aún sigue cumpliendo magníficamente su función pese al paso de los años.
Desde esta localidad cogemos una comarcal que se dirige a Huerta de Rey, con algo más de tráfico, que nos llevará a una desviación en la que se indican las ruinas de la ciudad romana de Clunia. En verano podemos disfrutar, incluso, de un ciclo de teatro. Clunia es una de las ciudades romanas más importantes de la meseta norte, es interesante hacer una visita al monumental yacimiento, que cuenta con termas, teatro, un foro con criptopórtico, pinturas, etcétera.
Desde Clunia se baja hasta el pueblo de Hinojar del Rey, en donde cogeremos de nuevo un camino que nos conducirá hasta Quintanilla de Niño Pedro, en donde retomaremos una tranquila comarcal con dirección a Guijosa y Santa María de las Hoyas.
Pasado este último pueblo, y después de una pequeña subida, bajamos hasta el cañón del río Lobos, justo a la altura de un puente de 7 ojos en donde nos encontraremos con un tablón que nos ofrece información sobre los diversos caminos que se pueden tomar para visitar este impresionante reducto natural. Nosotros tomaremos el que va junto al río, aunque tendremos que pasarle en varias ocasiones por entre las piedras que se encuentran en su lecho. Nuestra dirección es la misma que la del curso del agua del río Lobos.
El camino es estrecho, apenas cabe una bici, pero el paisaje lleno de pinos, cortados, agua y buitres compensa con creces los baches y los charcos que encontramos en los aproximadamente 15 kilómetros de trayecto. El cañón termina abriéndose en un lugar casi mágico, en el cual encontramos una fantástica iglesia románica construida por los templarios y una gran cueva, flanqueando el río Lobos cada una por un lado.
Seguimos por una pista cada vez más amplia hasta el camping, abriéndose progresivamente el cañón, y poco después encontramos el pueblo de Ucero, con su majestuoso castillo en lontananza, justo encima de las altas filas de chopos.
Desde Ucero cogemos una comarcal con algo de tráfico hacia El Burgo de Osma, ciudad importante en la Edad Moderna, que cuenta con catedral, muralla, una plaza preciosa y un puente de piedra en las afueras, camino de La Rasa. En una loma contigua la ciudad romana de Osma.
Seguimos por una solitaria carretera hasta San Esteban de Gormaz, con su castillo y sus dos iglesia románicas de entidad. Para salir de esta localidad debemos coger la nacional que se encamina hacia Segovia, aunque la dejamos a unos 2 kilómetros para tomar una tranquila carretera hacia Soto de San Esteban.
Siguiendo por esta carretera llegaremos a una intersección, al lado del río Duero, en donde ya se divisa a 2 kilómetros la localidad de Langa de Duero, a la que accederemos por un largo puente de piedra que sirve de extraordinario epílogo a una ruta llena de paisaje y arte.
Recomendable hacer la excursión en otoño, el paisaje es embriagador.

 

FOTOGRAFÍAS:
Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto
Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto

 

Mapa
MAPA
Volver a excursiones
VOLVER A EXCURSIONES