Tierras de Almazán y Soria  
Tierras de Alamazán y Soria
LUGARES POR DONDE PASA LA RUTA

Almazán, Matamala de Almazán, Centenera de Andaluz, Andaluz, Berlanga de Duero, Morales, Recuerda, Gormaz, Quintanas de Gormaz, Tajueco, Valderrodilla, Fuentepinilla, Osona, Osinilla, Quintana Redonda, Las Cuevas de Soria, Izana, Navalcaballo, Soria, Numancia y Soria.

NIVEL Y DURACIÓN
Consta de 121 kilómetros con pequeñas subidas y bajadas de poca entidad pero abundantes. Realización en 3 días.
SALIDA Y LLEGADA A MADRID

Desplazamiento en tren regional *
Chamartín: 8,20 y llega a Almazán a las 10,42
Soria: 18,20 y llega a Madrid a las 21,27

*en el caso de ser más de cinco bicicletas hay que pedir permiso a RENFE, llamar a Antonio Molsalve 91 506 66 51.

DESCRIPCIÓN

Almazán es un bonito pueblo en el que destaca su plaza mayor, su muralla, el palacio renacentista, una de las pocas iglesias románicas de influencia mudéjar y sus embutidos.
Tomamos una carretera muy tranquila con dirección a Matamala de Almazán, en donde dejaremos el asfalto para pasar al camino y cruzar hasta Andaluz, con una iglesia románica preciosa y un puente romano en buen estado a las afueras.
En Berlanga de Duero se conjugan los edificios y palacio renacentistas, la iglesia del siglo XVI, y el majestuoso castillo bajomedieval, junto con una muralla perimetral de esta misma época.
Seguidamente retomamos la andadura por una solitaria carretera que nos conducirá a Morales y Recuerda, en donde cambiaremos el rumbo en dirección a Gormaz, que aparece en la ladera de la montaña, debajo de la majestuosa fortaleza del mismo nombre, la más grande de la península.
La fortaleza de Gormaz consta de dos momentos, uno es la época califal, es un castillo de frontera, y el otro la reutilización cristiana, que le dota de una magnífica alcazaba. Aún se preservan los siempre evocadores arcos de Herradura, junto con las orgullosas torres y murallas que fueron testigos de no pocas batallas importantes.
Desde Gormaz se divisa el próximo municipio de Quintanas de Gormaz, en donde cogeremos una carretera entre pinos con dirección a Almazán, desviándonos del sentido este en un cruce hacia Tajueco, famoso por su artesanía cerámica.
En Fuentepinilla cambiamos de carretera para coger rumbo hacia Quintana Redonda, en donde nos desviamos hacia Las Cuevas de Soria, otro de los pueblos típicos de la provincia, que conserva el encanto de lo rural en su mezcla con los edificios y monumentos renacentistas. De camino nos encontramos con un yacimiento tardoantiguo, una villa que aún refleja su antigua riqueza.
En Los Llamosos retomamos la carretera que cogimos en Fuentepinilla y nos conduce directamente a Soria, en donde, por la circunvalación nos dirigimos hacia las ruinas de Numancia, a unos 5 kilómetros por la nacional hacia Logroño. Un lugar con leyenda en el que poco queda de la ciudad de Viriato, claramente estrangulada por el urbanismo romano.
Soria capital es un lugar con pequeñas sorpresas y encantos, destacan sus dos iglesias románicas (sumamente peculiares), la concatedral con el claustro de San Pedro, el claustro de San Juan de Duero, y la ermita excavada en la roca de San Saturio.
Solamente por el paisaje y el ambiente de esta región, en la que el reloj pasa más despacio, merece la pena una incursión, un retroceso a un pasado ya olvidado.

 

FOTOGRAFÍAS:
Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto

 

Mapa
MAPA
Volver a excursiones
VOLVER A EXCURSIONES