Alto Tajo  
Alto Tajo
LUGARES POR DONDE PASA LA RUTA

Sigüenza, Barbatona, Estriégana, Alcolea del Pinar, La Hortezuela de Océn, Padilla del Ducado, Riba de Saelices, Huertahernando, monasterio de Buenafuente del Sistal, Villar de Cobeta, puente de San Pedro, Alto Tajo, Peralejos de las Truchas, Casa de Tejadillos, Las Majadas, Villalba de la Sierra, Ventorro, Embid y Cuenca.

NIVEL Y DURACIÓN
Consta de 200 kilómetros y es un terreno duro y exigente, se suben dos puertos en el trayecto, siendo el de Peralejos de las Truchas de gran dureza; pero sobre todo hay que tener en cuenta los 50 kilómetros de pista. Realización en 5 días.
SALIDA Y LLEGADA A MADRID

Desplazamiento en tren regional *
Chamartín: 8,00 u 8,20 y llega a Sigüenza a las 9,19 o 9,51
Cuenca: 18,45 y llega a Madrid a las 21,26

*en el caso de ser más de cinco bicicletas hay que pedir permiso a RENFE, llamar a Antonio Molsalve 91 506 66 51.

DESCRIPCIÓN

Sigüenza es una noble ciudad que merece la dedicación de algunos momentos, especialmente pata observar su iglesia con torres de castillo, su plaza porticada o el castillo que actualmente es Parador Nacional.
Por la zona oeste de Sigüenza se toma una comarcal con destino a Alcolea de Pinar, la ascensión es casi constante hasta este municipio. En Alcolea de Pinar es visitable una casa que se encuentra totalmente labrada en una gran piedra, con dos pisos y todos los detalles de una vivienda normal, un lujo arquitectónico de un alcarreño con una gran dedicación y tesón.
Un poco más adelante, en La Hortezuela de Océn, se experimenta un cambio sustancial en el tipo de carreteras, en el terreno y paisaje: las carreteras van siendo más estrechas y el paisaje más agreste, son las estribaciones de la zona montañosa del río Tajo y el río Gallo.
Pasado Riba de Saelices el terreno se vuelve más abrupto y empiezan a verse por doquier los bosques de pinos que son tan característicos en la zona sur de Guadalajara y el norte de Cuenca, algo que no perderemos de vista hasta la misma capital conquense, un auténtico pulmón en el centro de la península.
El monasterio de Buenafuente de Mistral es el culmen de una larga subida, se trata de un conjunto que todavía está habitado y en el que se nota que la vida sigue fluyendo por entre sus muros, con casas nuevas y remodelaciones en las antiguas. Su iglesia y la entrada nos dan una pista de su pasado, remontándose a finales de la Edad Media y el Renacimiento, dotado de una austeridad casi cisterciense y en un paraje absolutamente aislado y despoblado.
En Villar de Cobeta abandonamos la estrecha carretera y con ella todo rastro de vida humana, nos adentramos en un espacio que parece virgen si no fuera por el camino por el que rodamos; conserva todo el lado salvaje de la naturaleza.
Salimos a los pocos kilómetros al puente de San Pedro, la unión entre el río Gallo y el Tajo: uno de aguas limosas y turbulentas, mientras que el otro ofrece sus aguas cristalinas y límpidas.
Seguimos por un tramo de asfalto hasta una desviación a mano izquierda justo después de un impresionante cortado en la roca por el que sólo cabe el pavimento de la comarcal, unos tres kilómetros después del puente de San Pedro.
Aquí cogemos a nuestro compañero por más de 60 kilómetros, el río Tajo, que aparece serpenteante y bravo ya desde sus primeras aguas. El camino es ancho y está en un estado bastante bueno, tiene continuas subidas y bajadas, pero no son en ningún caso demasiado duras.
Después de unos 45 kilómetros de pista, de aguas, de paisajes llenos de vegetación, agua, cañones, montañas y buitres nos encontramos de nuevo con el asfalto, cogemos la carretera con dirección a Taravilla durante unos 5 kilómetros, entre los cuales se encuentra una dura subida, para luego desviarnos hacia el embalse de Taravilla, justo antes de la terrible subida al pueblo del mismo nombre, a mano derecha en un cartel indicativo del Alto Tajo.
Otra subida nos espera hasta las inmediaciones del embalse, pero esta vez por tierra, de nuevo entramos en un cañón, pero algo más amplio que el anterior, aunque con una vegetación más espesa y a más altura.
Después de otros 15 kilómetros de pista llegamos a una carretera que nos conduce a Peralejos de las Truchas, un tranquilo pueblo que se encuentra precedido por unas altísimas buitreras.
Desde Peralejos retrocedemos por la misma carretera hasta coger la comarcal que lleva a Tragacete, encontrándonos al poco un puerto con rampas de gran dureza, que sólo son paliadas por las vistas cada vez más cercanas de las buitreras que sirven de epílogo al parque natural del Alto Tajo.
Siguiendo por esta carretera veremos a mano derecha, antes de encontrarnos con ningún pueblo, una desviación a mano derecha que nos conduce hacia Los Tejadillos y Las Majadas a través del espeso bosque que conforma el parque natural del Hosquillo, un pinar que parece no haberse visto alterado desde los tiempos de la Creación.
Después de otro puerto hasta Las Majadas nos encontramos con una larga bajada hasta Villalba de la Sierra, y un llano y de nuevo otra bajada nos conduce hasta Cuenca, una ciudad elevada en una colina en la que sus casas colgantes, su iglesia gótica de estilo afrancesado y sus viviendas encaladas y pintadas de colores hacen de su conjunto urbano uno de los más bonitos de nuestra geografía.
En la parte baja de la ciudad, al sur de la misma se encuentra la estación de RENFE, punto final de una excursión en la que el cicloturista vuelve con los pulmones cargados de oxígeno puro y en la retina un sinfín de bosques y cortados, un deleite para el viajante, especialmente en la exuberante primavera.

 

FOTOGRAFÍAS:
Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto
Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto

 

Mapa
MAPA
Volver a excursiones
VOLVER A EXCURSIONES