Sierra de la Demanda  
Sierra de la Demanda
LUGARES POR DONDE PASA LA RUTA

Quintanar de la Sierra, Neila, Villavelayo, Mansilla, Tabladas, Viniegra de Abajo, Viniegra de Arriba, Montenegro de Cameros, puerto de Santa Inés, El Quintanarejo, Vinuesa, Molinos de Duero, Salduero, Covaleda, Duruelo de la Sierra y Quintanar de la Sierra.

NIVEL Y DURACIÓN
El recorrido es de nivel medio, nos encontramos con la subida a un par de puertos y algún tramo de camino, pese a lo cual la dureza no es excesiva. Consta de unos 119 kilómetros. Realización en 3 días.
SALIDA Y LLEGADA A MADRID

La forma más cómoda de acercarnos a esta zona es el coche, por lo que el recorrido es circular, aunque también se puede utilizar el autobús, concretamente Continental-Auto, que sale de la Av. de América, en Madrid.

DESCRIPCIÓN

Quintanar de la Sierra es, sobre todo, un pueblo con entorno, con pinos por todos y las altas montañas en donde están las lagunas de Neila. Antes de tomar camino de Neila merece la pena visitar la próxima necrópolis de Cuyacabras, con sus tumbas excavadas en la roca y sus robledales rodeando el lugar, dotándole de un aura casi mística; También el mencionado pueblo tiene, como es frecuente en este paraje casas con escudos nobiliarios e incluso un puente romano.
Retornamos por el camino hacia el final del pueblo de Quintanar de la Sierra y cogemos la comarcal que asciende poco a poco hacia Neila, un pueblo encerrado entre altas montañas y que conserva la tranquilidad de antaño.
Desde este lugar cogemos un amplio camino que nos conducirá entre arboledas hasta el pueblo de Villavelayo, en el que merece la pena ver su plaza, animada por las gentes del lugar, y las dos iglesias románicas que se encuentran en lo alto de la ladera.
Cogemos otra comarcal con signo este hacia Mansilla, contemplando a nuestra derecha el embalse que se ha creado hace unos años, del cual emergen, si el agua no es excesiva, los restos de una habitación anterior, con su puente apuntado, las casas de piedra o la orgullosa iglesia gótica, que aún erige al cielo sus fuertes pilares.
Pasado Tabladas y junto a Venta de Viniegra cogemos la carretera que se desvía hacia la derecha para subir hasta las inmediaciones de Viniegra de Abajo, enclavada en un fértil valle. Seguidamente continuamos ascendiendo entre montañas y pastos alternos hasta el bello pueblo de Viniegra de Arriba, con su piedra negra característica, que recubre las casas y los puentes, las aceras y los balcones.
Tomamos el camino del puerto de Montenegro entre hayas, aunque poco a poco se van disipando y dando paso a un paisaje en el que sólo la hierba y los matorrales persisten, vigilado por la atenta mirada de los buitres.
La bajada hasta Montenegro de Cameros es rápida, merece la pena callejear por sus vetustas calles y visitar su iglesia del románico tardío. Enseguida comienza la ascensión al puerto de Santa Inés, rodeado de pinos y algún que otro acebo.
Los pinos no nos abandonan hasta llegar a Vinuesa, una localidad que destaca por sus casas señoriales de los siglos XVI y XVII, con sus portadas con esculturas, grandes sillares en los dinteles y los escudos nobiliarios; encontramos agradables rincones y recovecos.
Pasado este pueblo cogemos otra comarcal algo más transitada que nos conduce hasta Salduero, modelo de la arquitectura del norte soriano, con el río Duero a sus pies y el estrecho valle al fondo.
Entre pinos y ya sin dejar apenas el valle, llegamos de nuevo a Quintanar de la Sierra. Es especialmente recomendable hacer la ruta en otoño, cuando los árboles nos muestran todo su colorido.

 

FOTOGRAFÍAS:
Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto
Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto Ampliar foto

 

Mapa
MAPA
Volver a excursiones
VOLVER A EXCURSIONES