SAVATER (7)

Inicio

Historia

Textos

¿Drogas?... ¿Medicamentos?...

Corrupción

Datos oficiales

Deportes & toros

Responsable de la web

Bibliografía

Links

LAS DROGAS Y SUS EXORCISTAS

    El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha decidido «legalizar» los secuestros de ciudadanos extranjeros con ciertas acusaciones pendientes en USA: la decisión se ha justificado refiriéndose de inmediato a crímenes de narcotráfico. También la polémica y verosímilmente anticonstitucional Ley Corcuera se legitimó en su día como medida extraordinaria contra el tráfico de drogas. Por cierto que l disposición del tribunal americano es una especie de «Ley Corcuera» pero a lo bestia, con alcance internacional… Y Panamá fue invadida no porque su presidente fuese un dictador que fastidiaba a su pueblo y se ciscaba en sus derechos civiles (ese tipo de crápulas suelen morir de viejos, a poco que sean hábiles y guarden algunas apariencias) sino porque se le atribuyeron colusiones con el narcotráfico.
   
Las drogas y su tráfico, ascendidos a mal absoluto de una sociedad en busca de chivos expiatorios y coartadas populistas, funcionan eficazmente como palanca para forzar el derecho, tanto nacional como internacional. Cualquier aberración jurídica o política, si se supone «eficaz» contra el narcotráfico, es aceptada sin rechistar tanto por las derechas como por las izquierdas. La cruzada es tan estimulante que cada vez ha más ilustres damas y probos caballeros entregados al asunto de la droga: me refiero, claro está, a políticos, señoras de políticos, obispos, señoras de obispos, médicos y policías de ambos sexos, educadores, re-educadores, re-re-educadores, jueces, deportistas, cantautores y quién sabe cuántos más. Por supuesto luchan contra ella, pero como para luchar hay que abrazarse al adversario… Un reciente anuncio del Plan Nacional Contra la Droga que les agradecía su esfuerzos diciendo «Gracias por egancharte a la droga» tenía más chispa reveladora de lo que su ocurrente inventor seguramente supuso. Entre tanto, los grandes narcotraficantes siguen haciéndose muy ricos, os pequeños bastante ricos, los muertos por adulteración, sobredosis, gangsterismo, etc…, aumentan en lugar de disminuir y, en general, se sigue viviendo de la droga y para la droga, así como muriendo también por culpa de ella…, es decir, por culpa del fruto prohibido.
   
¿Por qué se abusa de las drogas ilícitas? ¿Porque son drogas… o porque son ilícitas? ¿Porque esas drogas conllevan forzosamente abuso… o porque no hay información, educación ni posibilidad legal para su uso? ¿Por qué se ha creado una «subcultura» de la droga, con su propio prestigio, sus caminos de perdición y de rehabilitación? Las respuestas tienen siempre algo en común: mientras ciertas sustancias estén prohibidas y por tanto su venta (y sobre todo su falsificación) sea un negocio fabuloso, el llamado problema de la droga seguirá siendo irresoluble y esta nueva encarnación moderna del Mal permanecerá gloriosamente invicta. Pero no sólo la fuerza de las drogas proviene del negocio de lo prohibido sino también, psicológicamente, de la tentación de lo prohibido. Quien quiere huir del mundo escucha a todo el que le prometa un paraíso, pero también a quien le prometa un infierno lo suficientemente entretenido. El caso es irse donde la rutina de la cotidianidad ya no alcance, demostrar rebelión contra las normas filisteas… o hacer cosas lo suficientemente degradantes y terribles como para que le presten a uno esa atención mimosa que familiares, convecinos y autoridades suelen regatearnos. ¡Cuánta propaganda han logrado hacerle a las drogas quienes las prohíben y quienes las persiguen!
   
No conozco lo que el Proyecto Hombre hace por los toxicómanos a los que presta su asistencia. En principio, el que ayuda quien reclama ayuda (pero desde luego sólo a quien la reclama) merece todo mi respeto. Sin embargo, sus postulados teóricos, al menos tal como los ha reflejado hace poco la prensa vasca, me parecen la antítesis de lo que es cuerdo plantear ante la cuestión de las drogas. Leo que el lema de su convocatoria el pasado 26 de junio en el velódromo de San Sebastián fue: «Basta ya, sé libre». Admirable máxima que sólo exigiría el complemento de exigir la despenalización de las drogas para que cada cual pudiera ejercer responsablemente su libertad. Se dijo también en esa reunión: «No queremos ni debemos acostumbrarnos a la presencia de las diversas drogas entre nosotros.» Opino exactamente lo contrario. Las drogas han acompañado a los hombres desde la antigüedad más remota y es absurdo pensar que van a desaparecer en el momento histórico en el que es más fácil producirlas: precisamente lo que hay que hacer es acostumbrarse a convivir con ellas, sin traumas, sin prohibiciones puritanas, sin tentaciones diabólicas y con información responsable. A las llamadas drogas les sobran mecenas, exorcistas, árbitros, curanderos… y les faltan desmitificadores.

    Fernando Savater, en Libre mente, Madrid, Espasa Calpe, 1995, págs. 113-115.

VOLVER ARRIBA