VALLE DEL ESERA

Volver al menu anterior   RIBAPAG1.jpg (11719 bytes)

             E VALLE DEL ESERAA  

Se accede bordeando el pantano de Barasona para llegar a Graus, villa de singulares costumbres en cuyo conjunto urbano sobresalen la iglesia parroquial, de comienzos del siglo XIII; la casa de Rodrigo Mur, del XV; la del Ayuntamiento y la plaza Mayor, porticada y con algunos edificios adornados por unas interesantes pinturas en sus fachadas. Graus celebra sus fiestas del 11 al 15 de septiembre, declaradas de interés turístico nacional, en las que al puro folclore de su dance y a las conocidas albadas, se añade la célebre comparsa de la "La Mojiganga". En Graus vivió y murió Joaquín Costa. En Mayo tiene lugar Expo Ribagorza, feria comercial donde se da cita toda la comarca, También es interesante el mercado de trufas.

En sus cercanías destacan el santuario de la Virgen de la Peña, obra del siglo XVI, la ermita de San Antón de Pano, del siglo XI, y el conjunto monumental de la Puebla de Fantova, con torre lombarda y ermita del siglo XI.

En las inmediaciones de la Puebla de Castro se encuentra el castillo e iglesia románica de San Román de Castro y los restos de la ciudad romana de Labitolosa.

Más adelante encontramos la población de Perarrúa, con la ermita de la Virgen de la Rivera; Besians, con un magnífico puente medieval; Campo, donde destaca la plaza porticada en su lado sur y las Vilas del Turbón, con un tradicional balneario y una moderna embotelladora de aguas minerales que nacen en el monte Turbón (2.492 mts.).

Al otro lado del Isábena se alza el pico Cotiella (2.912 mts.), y el Run, con una ermita románico-lombarda. Desde Castejón de Sos, paraíso para la practica del parapente, podemos acceder a Sahún y Villanova, con dos iglesias románicas y Eriste, al borde del pantano de Linsoles, es punto de partida para acceder al pico Posets (3.375 mts.).

Benasque guarda algunas casonas de gran interés, como son; el palacio de los Condes de Ribagorza, la casa Marcial del Río (siglo XVII), la casa Faure y la casa Juste, con su torreón almenado del siglo XVI, además de la iglesia de Santa María la Mayor.

Desde Benasque se observa el cercano pueblo de Cerler y su estación de deportes de invierno y se puede acceder a encantadores parajes. sus instalaciones de producción de nieve así como sus elevadas cotas máximas (2.630 mts.) aseguran el comienzo de la temporada con una excelente calidad de nieve en las pistas. Los aficionados a la montaña pueden escoger entre paseos sin dificultad o alpinismo, con más de once picos superiores a 3.000 mts.

Entre los picos más impresionantes del valle, en el centro del círculo, se encuentra Los Llanos del Hospital, el lugar donde se encuentra la pista natural de inmejorables condiciones para la práctica del esquí de fondo, deporte que cada día gana más adeptos.