Historia

  Establecer como página de inicio  Añadir a Favoritos  Direcciones  Contacta

 

Menú

 Inicio
 La Baña
 Noticias
 Situación
 } Historia
 Cultura
 Población
 Flora y fauna
 Pizarra
 Lago de La Baña
 Cascada de la Fervienza
 Galería de fotos
 Fiestas
 Turismo 
 Leyendas

 Direcciones

Servicios
 Enlaces de Interés
 Mapa web


Historia


El nombre del pueblo ha sufrido diversas modificaciones hasta llegar al actual. En el tumo viejo de San Pedro de los Montes se cita alrededor del año 1150 con los nombres de Avanna y Avania. Puede estar emparentado con la voz latina Balneun que significa baño, charco, paraje con agua. El nombre se ha castellanizado en los últimos años, antes de su castellanización era Lla Baña.

La historia del pueblo de La Baña se remonta al último milenio antes de Cristo, cuando del norte y centro de Europa llegaron los celtas. Se cree que fueron los primeros pobladores del pueblo, ya que en la inmediaciones del mismo hay una corona. Fue ocupada posteriormente por los romanos, en la época que se construyeron los canales para llevar el agua a las medulas, prueba de ello se conservan algunos castros que presentan una composición y características de origen prerromanos, aunque sobre su superficie se han encontrado materiales que hacen indudables su ocupación en la época romana. Después del dominio de los romanos llegaron a estas tierras los Suevos, más tarde los visigodos y en el año 711 los Musulmanes. Monedas encontradas en los castrosDespués de estos ser expulsados, durante el periodo medieval, todas las tierras de Cabrera pasaron a estar bajo la influencia del monasterios de San Pedro de Montes.
En el 944 se fundó en La Baña el monasterio de San Cosme y San Damián en el que se instalaron monjes, residiendo allí durante 9 años en medio de mucha penuria, trasladándose en el 953 a San Martín de Castañeda (Sanabria). Tras la crisis que sufrieron los monasterios, la Cabrera pasó a depender del marquesado de Villafranca cuyo señorío fue concedido en 1326 por el rey Alfonso IV a Álvarez Núñez Osorio. El territorio volvió a la corona y en 1388 pasó a pertenecer a la familia Álvarez Osorio. El marqués nombró entonces al gobernador que residía en Quintanilla de Losada y situó también jueces en otros pueblos, uno de ellos La Baña. En el pueblo se celebraba una feria de mercado a mediados del siglo XVI favorecida por el enorme crecimiento del ganado ovino en ese tiempo.
Por el Catastro del Marqués de la Ensenada, elaborado en 1752 conocemos que La Baña era cabeza del ayuntamiento del valle de Losada.
Dada la importancia que tenía entonces el cultivo de cereales, principalmente centeno, en La Baña se citan 21 molinos harineros "veinte y una paradas de molinos harineros, molientes con agua del río, sin otras siete que están muy arruinadas". Además había dos batanes movidos por fuerza hidráulica. También el cultivo del lino era muy importante, había seis tejedores de lienzo, y dos de ellos tejían "mantas de lana y tasco.
La Baña fue centro de la arriería hasta principios del siglo XX, existiendo posada y una gran cuadra para las caballerías. La ruta a seguir era La Bañeza, Castrocontrigo, La Baña, Lardeira y Sobrádelo.
Por el Diccionario geográfico de Pascual Madoz, 1845-1850, se sabe que en ese tiempo la sede del ayuntamiento del valle de Losada, compuesto por los pueblos de La Baña, Losadilla, Forna, Encinedo, Trabazos, Robledo, Quintanilla, Ambasaguas, Robledo y Santa Eulalia, continuaba siendo La Baña.
El cultivo del lino seguía teniendo una gran importancia, en el pueblo había telares de lana y lino. En 1884 había ya una escuela permanente.
En el siglo XIX y principios del XX, debido a la repercusión en la economía el aumento de población, se produjo la emigración de muchas familias principalmente a Cuba, Brasil y Argentina. La guerra civil, finalizada en 1939 apenas se dejo sentir por estos lugares pero fueron especial difíciles los 12 años siguientes. La lucha entres los rojos huidos y sus perseguidores en las que se vio involucrada la población de la zona sembró en ellos el pánico. La muerte de Manuel Girón Bazan, el rojo más famoso de La cabrera, acabo con la presenciaInauguración del tramo de carretera Quintanilla - La Baña de los Rojos.

A mediados de la década de los 50, comenzó un nuevo periodo de emigración siendo Suiza, Alemania, Bélgica, Holanda y Francia los principales destinos. La carretera de comunicaría la Baña y cabrera alta, Truchas - La Baña, se inició en 1950. La obras llegaron hasta el alto del Carvajal, donde permanecieron interrumpidas hasta 1963 cuando llegaron a Quintanilla de Losada. En los años siguientes se realizó el tramo Quintanilla - La Baña quedando La Baña en comunicación por cartera. En 1979 se inició el proyecto de carretera entre La Baña y la Casa de la Cueva que fue asfaltada en 1980. El tramo Truchas - La Baña ha sido reparado en los últimos años en varia fases en la que se ensanchado y asfaltado.