Lago de La Baña

  Establecer como página de inicio  Añadir a Favoritos  Direcciones  Contacta

 

Menú

 Inicio
 La Baña
 Noticias
 Situación
 Historia
 Cultura
 Población
 Flora y fauna
 Pizarra
 } Lago de La Baña
 Cascada de la Fervienza
 Galería de fotos
 Fiestas
 Turismo 
 Leyendas

 Direcciones

Servicios
 Enlaces de Interés
 Mapa web


Lago de La Baña


Se encuentra ubicado en el suroeste de la provincia de León, en el extremo este de la vertiente norte de la Sierra de La Cabrera donde esta confluye con la Sierra de Mina. Está declarado Monumento Natural mediante Decreto 192/1990, del 11 de octubre por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, de la Junta de Castilla y León. Ocupa 731 hectáreas y está situado a 1.380 metros de altura. Sus límites son: Al sur: Límite con la provincia de Zamora, hasta la intersección con la divisoria marcada por los altos de El Picón. 
Al este: Divisoria de aguas marcada por los altos de El Picón, desde el limite con la provinciaArroyo que lleva agua al lago de Zamora hasta el Alto de los Caleyos (1.809 m.), en su extremo norte. 
Al oeste: Límites con las provincias de Zamora y Orense, hasta el extremo norte del Alto del Colladin (1.872 m.).
Al norte: Línea recta que va en sentido Noroeste-Sureste, desde el Alto del Colladín hasta el paraje denominado Caleyo de Fuisardón. Desde este punto, línea recta en sentido Noroeste-Sureste hasta el Alto de los Caleyos, extremo septentrional del límite este.
El lago aparece rodeado por un gran anfiteatro de montaña, de paredes casi verticales y por las que se desprenden en cascadas, torrentes procedentes del derretimiento de algunos neveros, que a su vez está rematado por las altas cumbres de Peña Trevinca y Peña Surbia.
Los valores naturales del Espacio son excepcionales tanto desde el punto de vista botánico y faunístico, sin olvidar el geomorfológico, pero la fragilidad de este enclave es patente, dado que en la actualidad el valle está destruido en sus dos terceras partes por las explotaciones a cielo abierto unido a la eutrofización del Lago consecuencia de la degradación de la vegetación.
La singularidad geomorfológica de este Monumento es consecuencia del plegamiento Herciniano y su posterior reajuste alpino que afectó a toda la Sierra de La Cabrera, con distintas consecuencias morfológicas según fuera su sector meridional o septentrional en función de sus distintos materiales. Así en este sector Norte, el armazón de la Sierra a base de pizarras y cuarcitas provocó que la fisonomía de ésta sea "aserrada" y dentada debido también a que la erosión fluvial motivada por un nivel de base muy bajo, el Miño, erosionase intensamente la vieja penillanura, creando valles en "U" con elevada diferencia de cota. La diferencia de nivel entre las alturas de la penillanura Peña Trevinca (2.127 m.) y el Lago de La Baña (1.380 m.) es de 747 m. Junto a ello los efectos del glaciarismo cuaternario dejaron aquí su huella: un circo perfecto, las superficies pulimentadas y rocas aborregadas, y sobre todo la gran morrena terminal que envuelve a modo de arco la cuenca del anfiteatro, constituida por grandes losas pizarrosas y bloques La laguna angulosos, hasta de 30 metros que presenta un muy buen estado de conservación gracias a que el desagüe del lago se produce subterráneamente por debajo de dicha morrena, siendo casi nulo el fenómeno de la ablación. Hay que destacar la particularidad de la existencia en el valle de tres barras, teniendo su origen en el glaciar primitivo que sirven para cerrar este lago en el que tiene sus fuentes el río Cabrera. El Lago es de escasa profundidad aunque antiguamente debió ocupar todo el fondo del circo, pues éste se encuentra en gran parte cegado por sedimentos que constituyen hoy algunas praderas. 
La Laguna (1.360 m.) está situada aguas abajo del Lago, tienes escasa superficie y es alimentada por el desagüe del lago
Desde el punto de vista faunístico el Espacio adquiere también gran importancia, destacar la presencia de especies cinegéticas como el corzo, conejo, liebre, perdiz. Las rapaces abundan en la Sierra de la Cabrera, no estando ausentes aquí: ratonero común, águilas perdicera, culebrera y real, azor, etc. Entre los carnívoros se ha detectado la presencia de lobo, zorro, gato montés, nutria, garduña, etc. En los alrededores del Lago son abundantes los anfibios como la salamandra común, los tritones jaspeado, ibérico, alpino y palmeado. Es frecuente ver al sapo común, sapo corredor, la rana de San Antonio, se ha citado las ranas patilarga, bermeja y común. Y no se puede obviar la abundancia de reptiles como las lagartijas serrana y roquera, lagartos como el ocelado, verdinegro o culebras como la bastarda, la de collar y la víbora de Seoane. En estas aguas frías y sin contaminar es abundante la trucha común. Lago de La Baña Hay que destacar la profunda degradación que el hombre ha llevado a cabo sobre toda la Sierra de La Cabrera, no escapando a ella este espacio. El rebollo, que representa la vegetación clímax es una excepción al común denominador de la degradación, a veces protegida en forma rastrera entre los pedregales. Con todo, este Monumento Natural presenta botánicamente un interés especial, al tratarse de un enclave de la serie supra-mediterránea orensano-sanabriense de abedul. En efecto, la parte occidental del Lago es un denso bosquete de abedules adultos mezclados con tejos, acebos, rebollos, serbales, arándanos, retamas y brezo (Erica australis). En su extremo meridional el bosquete se hace más laxo, con presencia de especies pascícolas y entre ellas los helechos (Pteridium aquilinum) y en las partes más encharcadas y ácidas la Genista falcata y la Erica australis entre otras.