El Lobo
 













 
políticas de indemnizaciones  a los ganaderos para minimizar  su prejuicio a los habitantes de es- tas zonas. Existen varías  teorías sobre el  instinto que lleva al lobo a cobrarse tantas presas en sus ataques, de ahí su mala fama entre los habitantes de las zonas que habita y por lo que siem pre ha estado tan acosado; una de ellas incide en que esta costumbre viene da la era de las gla ciaciones, ya que las presas no consumidas se mantenían  en buen estado para posteriores épo- cas de  escasez. Este tipo de  conductas tan previsoras se  dan en muchas especies aunque no basándose en la  acción del hielo como elemento  conservador, las ardillas por  ejemplo, guardan frutos como  castañas y bellotas, en los huecos de los árboles para su posterior consumo, no ya por la ardilla que lo guardo, sino para otros elementos de la especie que eventualmente los pue- dan necesitar. Otra teoría dice que los lobos  enseñan a cazar a sus camadas de manera real en momento del ataque, es decir que algunos presas caerían solo por este entrenamiento.
El Lobo. (Canis lupus).
    Aunque la población de lobos más importante de España se  encuentra en la Sierra  de  la  Culebra (Zamora), en la  cordillera  sigue reproducién- dose. Desde siempre mermado poblacionalmente por la acción del hombre, mantiene una leyenda  negra de depredador d espiadado, su principal pro- blema es la disminución de los ungulados (ciervos, corzos, etc.) que eran, y siguen siendo  aunque en menor  medida, su principal  sustento, ya que su función es la de regularizar dichas poblaciones; al disminuir estás y au- mentar las del  ganado, se ha visto  abocado a la caza de estas especies de  pastoreo para su  supervivencia. Distintas  autonomías  llevan a cabo