la dieta del oso pardo
 













 
 
  El oso es omnívoro, aunque en la península, la importancia de la in- gesta de materia vegetal es mucho mayor  que la carnívora. Las dis- tintas  estaciones del año  aportan  diferentes  recursos alimenticios que la  especie  aprovecha. Es de  destacar la ausencia de pescado en la dieta del oso  cantábrico, cuando en otras latitudes es uno de sus principales alimentos. Durante ciertos períodos, la nutrición pue- de ser  intensiva y  localizada. Además de la  montanera, otros tipos de  alimentos  vegetales y  animales  son  consumidos a lo  largo del año, como se puede comprobar en la tabla de más abajo.
Primavera
    Gramíneas, ganado, ungulados silvestres, tallos y hojas.
Verano
    Gramíneas, frutos carnosos, insectos, ganado, tallos y hojas.
Otoño
    Frutos secos, frutos carnosos, gramíneas
Invierno
    Frutos secos, gramíneas, frutos carnosos, ganado, ungulados silvestres.
Arándano
Fresa
Hayuco
Castañas
Bellotas
Los frutos  carnosos en el verano así como los secos en  otoño son  de vital im- portancia  para la especie
Las carroñas , ya sean de  animales   salvajes como  ciervos y rebecos, o de ganado, son  uno  de los recursos  que el  oso explota, la presencia de ungulados  en la dieta de invierno y primavera, suele ser por  la gran mor- tandad  de estos  cuando  se  producen  grandes  nevadas, y no  pueden acceder a  los pastos de los que  se alimentan. Por el contrario en verano es cuando  el ganado sufre la depredación, ataques que aunque esporádi-
cos suelen tener lugar en los prados altos donde suben para alimentarse. Las administraciones disponen  de  programas de  indemnizaciones a los  ganaderos, estos  gastos por  su pequeña cuantía son totalmente asumibles.