Urogallo
 













 
 
"cantaderos", en estos, se pueden encontrar varios  machos e incluso algunos pueden albergar a 5 ó 6 ejemplares. Preferentemente en la Cordillera, el Urogallo suele elegir bosques de hayas o robledales. El Acebo  aquí  tiene una  importancia primordial, pues los  urogallos se alimentan de
Urogallo (Tetrao urogallus).
Ave mítica de los bosques  europeos, la española es una subespecie de ta- maño más  pequeño. Desgraciadamente  se  encuentra en  peligro de extin- ción, ya que siempre ha sido una pieza codiciada por los cazadores; aunque no solo  la caza es  la culpable  de su disminución, sino más bien y como en todas  las especies, la desaparición  paulatina de su  hábitat. El urogallo es un ave del bosque, donde se reproduce en primavera, y donde podemos oír su característico canto nupcial emitido por el macho, que suele aprovechar
un claro  para  llamar a  la  hembra, estos lugares  de cortejo  son llamados
sus rojos frutos, la reforestación con esta especie tan beneficiosa debe ser prio- ritaria si queremos seguir contando con su presencia en los bosques cantábricos.
Su caza está vedada desde 1979, y desde 1986 tiene la catalogación de especie protegida, y aún así su futuro sigue siendo una incógnita. También se le encuen- tra en Pirineos, donde tiene  los mismos  problemas de  supervivencia. Su celo es de marzo a mayo, y es cuando los machos emiten su conocido canto, para llamar a las hembras, de ahí el nombre de "cantaderos".