Hablar de Somiedo  es hablar de un lugar que todavía conser- va  el encanto de lo salvaje, por algo aquí se  encuentra la ma- yor población de oso pardo de la península, esta especie se po- dría considerar un medidor biológico ya que nos indica el estado de conservación de la zona. Aunque la mano del hombre ha de- jado  huella, y se ha deforestado  para conseguir  espacio para los  pastos, aún  podemos encontrar  bosques, ríos y lagos casi en estado puro.
   El Parque Natural de Somiedo, fue creado en año 1.988, ya que anteriormente era una reser- va nacional de  caza. Ocupa una extensión de 30.000  hectáreas, y se encuentra situado en el suroeste asturiano. El clima, es  propicio a las lluvias abundantes y temperaturas no muy extre- mas, siendo  los otoños  lluviosos; con  inviernos  también  húmedos y con  precipitaciones  de nieve, veranos  suaves y  normalmente cortos  donde puede nevar de manera débil en las cum- bres más altas, aunque muy ocasionalmente y que no suele durar más que unas horas.
  La cubierta vegetal  destaca por su variedad y la presencia de  muchas plantas medicinales y flores silvestres. Geológicamente el territorio está formado básicamente por pizarras, areniscas, cuarcitas y calizas, y es conocido como "manto de Somiedo".
  Recientemente Somiedo ha sido declarado reserva de las biosfera por la UNESCO.