www.manuelaCÁFE.com

 

 

 

 

Historia

CAFÉ MANUELA, fundado en 1979 en el local de una antigua carpintería, es una reedición perfecta de los cafés de principio de siglo. Broncistas, escayolistas, cristaleros y otros artesanos que sobrevivían en el barrio trabajaron bajo la visión de Juan Mantrana, utilizando sus tradicionales técnicas, hoy prácticamente extinguidas. La fidelidad y la verosimilitud del espacio del Manuela convirtió al café en escenario para el rodaje de más de 60 películas y spots publicitarios.
Por el escenario del Manuela, en los tiempos de la movida, pasaron músicos de jazz, veteranos como Vlady Bass y jóvenes promesas de entonces como Jorge Pardo o Miguel Ángel Chastang; el extrovertido y polivalente Urano Souza amenizó con ritmos brasileiros sus veladas, y el legendario Tomás de Antequera lució sus abigarrados conjuntos y sus divinas facultades para la copla. En el Manuela conducía sus tertulias Agustín García Calvo, y entre sus habituales figuran gentes de artes y de letras como la escritora Carmen Martín Gaite, Rafael Sánchez Ferlosio, Umbral, los pintores Octavio Colis, José Luis Verdes o Armando Durante, y políticos como Enrique Curiel o Leguina. Fuera del tiempo y por encima de las modas, el Manuela fue y sigue siendo refugio de noctámbulos alérgicos al estruendo de los diseños, gente tranquila, amiga de la conversación y aun de la civilizada polémica sobre los veladores de mármol. Los muros del Manuela acogen pequeñas muestras pictóricas que cambian todos los meses como galería para pintores, y entre sus mesas circulan poetas insomnes, con sus poemas fotocopiados a la venta, pintores y dibujantes con sus cartapacios entreabiertos y profetas apocalípticos. Juan Mastrana resiste acosado por los nuevos centuriones, siempre proclive a nuevas escaramuzas culturales como aquella gloriosa expedición que bajo su guía, una noche de verano de principios de los 80, limpión de pintura blanca la fachada de la cercana farmacia de San Andrés para que salieran de nuevo a la luz los antiguos azulejos pintados a mano, reclamo de obsoletas especialidades farmacéuticas, que se han convertido en el monumento más visitado del barrio. Hoy el Manuela te ofrece especialidades gastronómicas: vinos, tapas, cócteles, cafés especiales, batidos naturales, zumos naturales y copas de helado. Y las actividades culturales del local son: tertulias bilingües( inglés-español), tertulias sobre salud y letras, taller de poesía, perfomance, presentaciones de libros, exposiciones de arte y más de 30 juegos de mesa.

 

 

La Historia en Fotografías