la asociacion - Clara Campoamor Revolución

Índice
la asociacion
la autora
capítulos
resumen
presentaciones
erratas
principal
la juventud de Clara
luis español
  
Asociación Clara Campoamor

Desde que en la Biblioteca Nacional leí por primera vez La Révolution Espagnole vue par une républicaine, de Clara Campoamor, pensé que sería una buena idea traducir una fuente tan importante sobre la II República y la Guerra Civil. Lo que me decidió fue un encuentro casual con las directivas de la Asociación Clara Campoamor en el marco de una de las cenas socráticas organizadas por Carmen Sánchez Carazo y Carlos Mendoza Bullón. Les ofrecí traducir mi obra si ellas conseguían editarla. Aunque la Asociación no pudo encontrar financiación para la edición de mi traducción, lo intentaron con entusiasmo y les estoy tan agradecido como si lo hubieran conseguido.


La referida Asociación ha llevado a lo largo de sus veinte años de existencia una permanente reivindicación de la figura de Clara Campoamor, publicando distintas obras relacionadas con la gran comadrona de las libertades de la mujer española. Por otra parte, la Asociación Clara Campoamor también ha realizado una labor extraordinaria en el sentido de proteger los derechos de las mujeres y de los niños que sufren violencia y abusos de todo tipo. En su página web se puede leer lo siguiente:


La Asociación Clara Campoamor fue fundada en 1985 por un grupo de mujeres del movimiento feminista, por la necesidad imperante de defender DERECHOS DE LA MUJER ante una continua transgresión de los mismos, tanto en el mundo laboral y profesional, sanitario, cultural o familiar, como por la indefensión de la mujer víctima de delitos sexuales y agresiones.


En este duro y laborioso caminar de la Asociación durante estos 18 años, el trabajo ha sido arduo, pero mantenemos la esperanza de que nuestro afán y perseverancia serán gratificados y redundarán en beneficio de las mujeres.


Hemos sido parte activa, junto a otros colectivos, de los avances alcanzados para la creacón de una sociedad de bienestar en igualdad de condiciones, sin discriminación por razón de sexo.


Y pese a haber avanzado en el camino correcto en la igualdad jurídica, pensamos que los resultados no son del todo satisfactorios, sobre todo, en lo referente a la violencia sexual y violaciones que se ejercen contra la mujer con índices, todavía hoy, extremadamente altos.


Doña Clara, mujer práctica donde las haya, sin duda hubiera estado orgullosa de que una Asociación con su nombre se dedicara a defender a aquellos que por su sexo y edad no tienen valedores ni defensores. Luis Español Bouché