Amada, el aurea dice

Amada, el aurea dice
tu pura veste blanca...
No te verán mis ojos;
¡mi corazón te aguarda!

El viento me ha traído
tu nombre en la mañana;
el eco de tus pasos
repite la montaña...
No te verán mis ojos;
¡mi corazón te aguarda!

En las sombrías torres
repican las campanas...
No te verán mis ojos;
¡mi corazón te aguarda!

Los golpes del martillo
dicen la negra caja;
y el sitio de la fosa,
los golpes de la azada...
No te verán mis ojos;
¡mi corazón te aguarda!

Antonio Machado



Soledades (1899-1907)  

Incluido en Poesías completas Antonio Machado. Colección Austral A33. Editorial ESPASA CALPE. Madrid.

Amazon
amazon.com

amazon.com
Casadellibro.com