RESURRECCIÓN

  VI. RESURRECCIÓN

Yo soy tan poca cosa, que ni un dolor merezco...
Mas tú, Padre, me hiciste merced de un gran dolor.
Ha un año que lo sufro, y un año ya que crezco
por él en estatura espiritual, Señor.

¡Oh Dios, no me lo quites! Él es la sola puerta
de luz que yo vislumbro para llegar a Ti.
Él es la sola vida que vive ya mi muerta:
mi llanto, diariamente, la resucita en mí.

Diciembre 26
Amado Nervo



La amada inmóvil (1912) VIII.- Pensamientos afines  

Incluido en Poesías completas. Amado Nervo. Colección la Divina Locura. Editorial Teorema. Barcelona. 1982.
Amazon
amazon.com

Y en Obras completas, Madrid, Aguilar, 1972 (Los Grandes Clásicos).