Dime, Padre común, pues eres justo,

«Dime, Padre común, pues eres justo,
¿por qué ha de permitir tu providencia,
que, arrastrando prisiones la inocencia,
suba la fraude a tribunal augusto?

»¿Quién da fuerzas al brazo, que robusto
hace a tus leyes firme resistencia,
y que el celo, que más la reverencia,
gima a los pies del vencedor injusto?

»Vemos que vibran vitoriosas palmas
manos inicas, la virtud gimiendo
del triunfo en el injusto regocijo.»

Esto decía yo, cuando, riendo,
celestial ninfa apareció, y me dijo:
«¡Ciego!, ¿es la tierra el centro de las almas?»

Bartolomé Leonardo de Argensola



Soneto
English translation by Alix Ingber

Incluido en Poesía de la Edad de Oro II. Barroco. Edición José Manuel Blecua. Clásicos Castalia - 136. Editorial Castalia.

loslibros.com
amazon.com

loslibros.com
Casadellibro.com