HOMBRE - Ángel fieramente humano (1950)

    HOMBRE

Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte,
al borde del abismo, estoy clamando
a Dios. Y su silencio, retumbando,
ahoga mi voz en el vacío inerte.

Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte
despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo
oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando
solo. Arañando sombras para verte.

Alzo la mano, y tú me la cercenas.
Abro los ojos: me los sajas vivos.
Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas.

Esto es ser hombre: horror a manos llenas.
Ser —y no ser— eternos, fugitivos.
¡Ángel con grandes alas de cadenas!

Blas de Otero


   Ángel fieramente humano (1950)    

Incluido en Primeras promociones de la posguerra. Antología poética. Edición de Francisco Ruiz Soriano. Clásicos Castalia - 233.

Casadellibro.com
Casadellibro.com

amazon.com

Incluido en Las cien mejores poesías de la lengua castellana. Luis Alberto de Cuenca. Colección Austral 422. ESPASA CALPE S.A. Madrid. 1998. ISBN 8423974227.

Amazon
amazon.com

loslibros.com