AMANTE

    AMANTE

Es igual que reír dentro de una campana:
sin el aire, ni oírte, ni saber a qué hueles.
Con gesto vas gastando la noche de tu cuerpo
y yo te transparento: soy tú para la vida.

No se acaban tus ojos; son los otros los ciegos.
No te juntan a mí, nadie sabe que es tuya
esta mortal ausencia que se duerme en mi boca,
cuando clama la voz en desiertos de llanto.

Brotan tiernos laureles en las frentes ajenas,
y el amor se consuela prodigando su alma.
Todo es luz y desmayo donde nacen los hijos,
y la tierra es de flor y en la flor hay un cielo.

Solamente tú y yo (una mujer al fondo
de ese cristal sin brillo que es campana caliente),
vamos considerando que la vida..., la vida
puede ser el amor, cuando el amor embriaga;
es sin duda sufrir, cuando se está dichosa;
es, segura, la luz, porque tenemos ojos.

Pero ¿reír, cantar, estremecernos libres
de desear y ser mucho más que la vida...?
No. Ya lo sé. Todo es algo que supe
y por ello, por ti, permanezco en el Mundo.

Carmen Conde


   Iluminada tierra (1951) La Enamorada. Canto segundo    

Incluido en Las mil mejores poesías de la lengua castellana. Edición de José Bergua. Clásicos Bergua. Ediciones Ibéricas. Pl. Conde del Valle Suchil, 14. 28015 Madrid. Trigésima primera edición. ISBN 8470830619

Clásicos Bergua
amazon.com

Incluido en Obra poética (1929-1966). Poemas en Prosa. Poesía. Carmen Conde. Introducción de Emilio Miró. Biblioteca Nueva. Almagro, 38. Madrid. Segunda Edición 1979.


Casadellibro.com