ADOLESCENTES

    ADOLESCENTES

Sobre la eterna piedra del mundo tan compacto
la traza débil, fresca, de tu desnudo cuerpo.
Todo es muy duro y agrio, se rebela enemigo,
y te alzas tan joven y segura, tan tierna...

No es verdad que las flores luchen siempre calladas.
Ellas gritan su olor y se mueren temprano,
cuando tú, que eres más, sufres doble que ellas
y además mueres tarde, porque ya te marchitas.

Carmen Conde


   Iluminada tierra (1951) La Enamorada. Canto segundo    

Incluido en Obra poética (1929-1966). Poemas en Prosa. Poesía. Carmen Conde. Introducción de Emilio Miró. Biblioteca Nueva. Almagro, 38. Madrid. Segunda Edición 1979.


Casadellibro.com