RECINTO

    RECINTO

        VI

Con cuánta luz camino
junto a la noche a fuego de los días.
Otros soles no dieron sino ocasos,
sino puertas sin dueño, soledades.
En ti está la destreza de mis actos
y la sabiduría de las voces
del buen nombrar; lo claro del acento
que nos conduce al vértice del ámbito
que gobierna las cosas.
Gracias a ti soy yo quien me descubre
a mi mismo, después de haber pasado
el serpentino límite que Dios
puso a su gran izquierda. Sólo tú
has sabido decirme y escucharme.
Sólo tu voz es ave de la mía,
sólo en tu corazón hallé la gloria
de la batalla antigua.
¡Ten piedad
de nuestro amor y cuídalo, oh vida!

Carlos Pellicer



   Recinto y otras imágenes (1941) y Un paisaje hecho poema    

Incluido en Un paisaje hecho poema. Carlos Pellicer. Primera edición, 1997. Fondo de Cultura Económica. México.


Casadellibro.com

amazon.com