MEMORIA

    MEMORIA

Y resbaló el amor estremecido
por las mudas orillas de tu ausencia.
La noche se hizo cuerpo de tu esencia
y el campo abierto se plegó vencido.

Un ayer de tus labios en mi oído,
una huella sonora, una cadencia,
hizo flor de latidos tu presencia
en el último borde del olvido.

Viniste sobre un aire de amapolas.
Como suspiros estallando rojos,
bajo el ardor de las estrellas plenas,

los labios avanzaron como olas.
Y sumiso en el sueño de tus ojos
murió el dolor en las floridas venas.


Dionisio Ridruejo


   Soneto    

Incluido en Sonetos de amor. Selección de 150 sonetos de la lengua española. Edición de Víctor de Lama. Biblioteca Edaf - 207. Editorial EDAF S.A.



amazon.com

loslibros.com