MIRO TUS OJOS

    MIRO TUS OJOS

Miro tus ojos cansados
tu faz que agostó la vida;
miro la nieve caída
en tus cabellos dorados.

Eres la misma que fuiste,
toda tú en manos y cara.
Antes Noemí y ahora Mara,
la misma, mucho más triste.

Te ves como en un espejo
en mi mirada cansada,
y piensas, sin decir nada,
que yo también estoy viejo.

Si no paz, y si no olvido,
espero algo, y tú también.
Estamos en un andén
después que el tren ha partido.

Ezequiel Martínez Estrada


   Tres poemas del anochecer    

Incluido en Tres poemas del anochecer (Revista Sur, No. 291, noviembre y diciembre de 1964).

Versión proporcionada por Germán Lucentini